El mayor reto de cara a esta nueva realidad es, sin dudas, encarar el desafío del progreso, en medio de la crisis pandémica por COVID-19. Una propagación que no se detiene en países desarrollados o en vías del desarrollo; así se comporta este tipo de coronavirus, mientras no hay cura ni vacuna. Algunas naciones ya se han adelantado a la reapertura económica, un proceso que es asimilado por etapas, mientras se adecuan los engranajes de los sectores productivos paralizados, durante la cuarentena.

Por ejemplo, en Centroamérica, destaca la iniciativa de Honduras al unir esfuerzos entre el sector público y privado a través del compromiso de Reapertura Inteligente Gradual y Progresiva de la Economía y los Sectores Sociales. El presidente de ese país, Juan Orlando Hernández, ha consignado un acuerdo enmarcado en el Plan Nacional hacia la reapertura, con condiciones de cumplimiento de medidas y protocolos de bioseguridad, aprobados para la eventual apertura inteligente de la economía.

Te puede interesar

Este plan contempla recomendaciones para avanzar hacia nuevas etapas de funcionamiento económico a la par de actividades sociales. El objetivo de esta administración es sensato: lograr una vía gradual y progresiva de reajuste económico, conviviendo con un periodo de cuarentena y utilizando, como mecanismo de control, el número de colaboradores que podrán incorporarse al trabajo

El plan concebido en Honduras toma muy en serio la participación de las autoridades policiales para la restricción de circulación de personas que no cuenten con la debida autorización emitida por la Secretaria de Seguridad, a través de la emisión de salvoconductos.

Esta puesta en marcha también cuenta con la vigilancia constante de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social para constatar de manera permanente, el respeto a los derechos de los trabajadores del país.

Al respecto, hay una claridad en el discurso del mandatario que revela la fortaleza que se le exige a la población de ese país, por el reto de seguir adelante pese a las condiciones de continuidad pandémica.

“Hoy todos tenemos una gran tarea por delante, quiero recordarles a todos los presentes y al pueblo hondureño: esta batalla contra el COVID-19 no se ha ganado. Mientras no exista una vacuna esta lucha es constante, permanente, y la única manera de vencerla es haciendo todos nuestra parte”, destacó Juan Orlando Hernández.

Esta oportunidad de elevar nuevas bases para otra era, tras esta crisis mundial, depende también de la voluntad individual de los ciudadanos. El presidente hondureño recordó que este plan de reapertura se ha hecho en conjunto y a solicitud de todos los sectores, “porque la economía no podía permanecer más tiempo cerrada”.

La realidad profunda en el mundo se ve reflejada también en el padecimiento de la población de Honduras.

“Se han perdido miles de empleos, miles de empresas se han cerrado y volverlos a crear va a costar mucho dinero, tiempo y mucho sufrimiento en la mesa de los hondureños con sus necesidades, muchos de ellos en suspensión y otros con la incertidumbre de saber si volverán a sus trabajos, porque muchos negocios tristemente no habrán aguantado al tener tanto tiempo sus negocios cerrados”, dijo el presidente, al dar la cara ante el comienzo de esta etapa de reapertura, que sin duda, medirá la fortaleza de un país que ha avanzado en progreso durante los recientes años y se adelanta en la región para alcanzar la prosperidad de su pueblo.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas