Este 20 de julio se celebra el Día de la Independencia de Colombia y se cumplen 207 años de la firma del Acta de la Revolución, en 1810, cuando se daría el primer paso para la emancipación del dominio español.

Los historiadores dicen que en esa fecha una junta de notables de Santa Fe, integrada por autoridades civiles e intelectuales criollos (hijos de españoles nacidos en América), provocó un altercado en la casa del español José González Llorente, a quien se le pidió prestado un florero que sirviera para decorar la mesa de un anunciado banquete en honor del destacado criollo, Antonio Villavicencio.

A fin de garantizar el éxito del plan, si Llorente entregaba el florero o se negaba de manera cortés, se acordó que don Francisco José de Caldas pasara a la misma hora por el frente del almacén de Llorente y le saludara, lo cual daría oportunidad a uno de los connotados criollos, don Antonio Morales, para reprenderlo por dirigir la palabra a un “chapetón” enemigo de los americanos y, en consecuencia, iniciar una algarabía.

Ante el préstamo del florero, Llorente se negó, pero su negativa no fue dada en términos despectivos o groseros. Solo se limitó a explicar que a raíz de las muchas veces que había prestado el florero, ese elemento de ornamentación estaba maltratando y, por lo tanto, perdía su valor.

El plan funcionó y, acto seguido, mucha gente se dispersó por la plaza gritando: ¡Están insultando a los americanos! ¡Queremos Junta! ¡Viva el Cabildo! ¡Abajo el mal gobierno! ¡Mueran los bonapartistas! La ira se tomó el sentir del pueblo.

Indios, blancos, patricios, plebeyos, ricos y pobres empezaron a romper a pedradas las vidrieras y a forzar las puertas. El Virrey, las autoridades militares y los españoles contemplaron atónitos ese súbito y violento despertar de un pueblo.

Entonces, Acevedo Gómez, uno de los jefes de la oligarquía criolla, reunió al Cabildo y creó la Junta de Gobierno, con la cual sustituiría el virreinato tras la firma del Acta de Independencia, hecho que marcó el inicio de la emancipación definitiva del poder español.

De tal manera, fue gracias al ingenio y el tesón de un grupo de personas como pudo lograrse la independencia de un país que hoy es poseedor de una de las democracias más sólidas del continente americano.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario