Por Adolfo Franco*

Como hijo de refugiados cubanos, mi vida es el resultado de una búsqueda por parte de mis padres de libertad y protecciones proporcionadas por el estado de derecho que ellos no encontraron en su país de nacimiento. Con el paso de los años al escuchar mi historia familiar, aprendí las diferencias entre vivir en un país donde impera la ley, y uno en donde no se respeta. Me acordé de esta diferencia con la conclusión de la investigación del Asesor Especial Robert Mueller. El informe de Mueller sobre las elecciones presidenciales de 2016 dejó en claro que el presidente Trump está totalmente exonerado de la colusión rusa y la obstrucción de la justicia.

Estoy agradecido de vivir en los Estados Unidos, donde una investigación como esta puede llevarse a cabo con justicia e imparcialidad. Es desafortunado que los demócratas continúen cuestionando la legitimidad de este resultado y generen desconfianza en nuestras instituciones. Nuestro país ha atravesado una gran división en los últimos dos años debido a esta investigación y la insistencia de los líderes demócratas en mentir al pueblo estadounidense. Después de más de 675 días, más de $25 millones de dólares y más de 500 entrevistas de investigadores, nos quedamos con lo que ya sabíamos desde el primer día: el Presidente es un patriota que ganó en 2016 debido a sus promesas al pueblo estadounidense, no por una confabulación inventada. Es desalentador que destacados demócratas como el congresista Adam Schiff (D-Calif.) continúen mintiendo y negando este hecho. Si comparamos estas falsedades y escándalos fabricados con todo lo que el presidente Trump ha hecho para ayudar a la comunidad latina a prosperar en los últimos dos años, el resultado es que la economía está en auge; debido en gran parte a la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos y la rápida desregulación de esta administración. El desempleo latino ha disminuido, alcanzando un mínimo histórico de 4.3 por ciento en febrero.

Te puede interesar

Más allá de nuestra fuerte economía, ahora ha regresado el respeto hacia los Estados Unidos en el escenario mundial como un fuerte aliado de los defensores de la libertad y la democracia en América Latina. El presidente Trump ha tomado medidas firmes y decisivas contra la dictadura socialista de Nicolás Maduro al reconocer al presidente interino venezolano Juan Guaidó. Se han proporcionado cerca de $100 millones en ayuda humanitaria, $20 millones en la frontera con Colombia y $56 millones para otros en la región que han acogido a refugiados venezolanos. La administración de Trump también se ha enfrentado a la dictadura comunista en Cuba y al socialismo en Nicaragua a través de fuertes sanciones.

Como abogado y latino, pienso que la exoneración de colusión es buena para la comunidad latina, y para todos los estadounidenses. Aquellos que dicen lo contrario, como el liderazgo demócrata, están jugando a una política partidista. Para el bien del país, todos debemos avanzar y enfocarnos en las cosas que realmente importan: el bienestar de nuestras comunidades, trabajos y familias.

*Analista Republicano

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas