La gente nos pregunta ¿Para qué sirven las sanciones? ¿Cómo pueden traducirse estas denuncias en una acción efectiva de cambio de gobierno? ¿Cómo se come esto de la injerencia legítima? ¿Cuánto más deberemos esperar? La respuesta no puede ser precisa en cuanto a fecha y calendario.

Cumplo una nueva agenda en Europa entre Barcelona y Madrid. Múltiples sectores de la comunidad internacional no detienen su atención sobre Venezuela. Asociaciones mundiales de juristas, firmas de abogados especializadas en acciones colectivas, populares y de DDHH; Eurodiputados, intelectuales, embajadores, ONG's y gobiernos, no cesan su denuncia contra el Estado venezolano. La presión internacional sigue siendo crucial para propiciar el fin de esta era. Pero ¿cómo se draga esta sepultura política? Veamos...

Europa no da tregua. EEUU extraditará...

Maduro y sus cómplices encaran expedientes en el plano de justicia internacional (delitos de lesa humanidad/Corte Penal Internacional); diplomacia tutelada (DDHH), blanqueo de capitales; asiento de grupos radicales islámicos, crímenes de cabida y desplazamiento poblacional (éxodo forzoso); devastación alimentara, corrupción y narco-estado. Para eurodiputados españoles queda claro que la caracterización del régimen venezolano no es suficiente resumirla en una palabra. Es un mélange de estado fallido, paria, forajido, criminal y corrupto (Dixit: Luis Almagro), que hace impostergable la intervención internacional humanitaria y restitutiva. En esta línea están la OEA en coordinación con Ginebra (Comisionado de DDHH/NNUU) y parlamentarios europeos, enfilando querellas civiles y criminales contra personalidades de gobierno y de concusión privada, en búsqueda de decomisos patrimoniales, dineros fugitivos y capturas.

La gente nos pregunta ¿Para qué sirven las sanciones? ¿Cómo pueden traducirse estas denuncias en una acción efectiva de cambio de gobierno? ¿Cómo se come esto de la injerencia legítima? ¿Cuánto más deberemos esperar? La respuesta no puede ser precisa en cuanto a fecha y calendario. Pero lo que sí podemos anticipar es que el cerco institucional, policial, judicial y económico que está siendo sustanciado contra el gobierno venezolano, producirá efectos desencadenantes de transición política. Estos factores de decantación son: i.- inmovilización financiera del régimen venezolano que anula el valor permutable de los commodities (oro, petróleo, minerales) como de sus reservas operativas; ii.- Aislamiento jurídico en términos de circulación de mercaderías, representación legitima del Estado y acreditación de autoridad. Pronto ni Maduro podrá salir del país. y iii.- Activación inminente de medidas de captura y aprehensión en contra de funcionarios, operadores corporativos y capitales fugitivos, que conlleva el quiebre del régimen y su dinámica de poder. El senador Marco Rubio declaró que se "acerca el día" que los venezolanos verán a Nicolás Maduro fuera del poder y a Diosdado Cabello y Tareck El Aissami extraditados. Nada de eso se dice y divulga furtivamente...

En las mandíbulas de Aznar, Almagro y muchos otros...

Venezuela sigue contando con una comunidad internacional empecinada en borrar el totalitarismo en la subregión. El discurso del ex-presidente español José María Aznar -en la entrega del Premio FAES por la libertad al embajador Luis Almagro- fue determinante: "Venezuela ha sido objeto de un asalto histórico, de una expoliación republicana sin precedente (...) Aún no hemos ganado la batalla por la libertad, pero estamos seguros que derrotaremos a la izquierda radical instalada en Venezuela". Luis Almagro también hizo estremecer Casa de América en el Palacio de Linares de Madrid: "Nicolás Maduro personifica un gobierno corrupto, criminal y autoritario. Hoy sólo el silencio, la omisión y la palabrería justifican su supervivencia (...) No daremos descanso a nuestra voz hasta lograr la restitución democrática en Venezuela". Esto significa que a lo externo no paran los apoyos incondicionales. Pero nada desde el exterior será posible si el país no se removiliza a lo interno, lo cual tampoco sucederá si los actores políticos no elevan la antorcha de un nuevo consenso unitario. Así se lo expresé al Alcalde Antonio Ledezma en Madrid en el marco de la entrevista que le hiciéramos en nuestro programa El Abogado del Diablo. De la misma forma lo conversé con otros intelectuales y empresarios como Miguel Enrique Otero, Marcel Granier o Leopoldo López padre... Todos de manera noble, inteligente y pragmática estuvieron de acuerdo que es hora de superar discrepancias y fracturas, relanzando una nuevo frente cívico opositor con mayor sentido de participación, inclusión e impacto popular. Sin la reunificación de fuerzas opositoras, el tan caracterizado régimen forajido podría sobrevivir en el poder quedando sólo a merced [su salida] del milagro pretoriano de las FFAA.

El desenlace

Estamos muy próximos a nuevos episodios de afición culminante. El 21 de mayo 2018 -el día siguiente del sainete electoral- marcará la removilización social popular. La esperanza frustrada de cambio contenida en esas elecciones taimadas, se transformará en una ola incontenible de frustración, rabia, indignación y atención, sed de justicia, libertad y vida. A partir de este torbellino explosivo, repotenciar el cambio estará en manos de la oposición, sí sólo sí, demuestran voluntad política de activarla en bloque. El contador regresivo está en marcha. Impulsemos el desenlace exigiendo unidad.

@ovierablanco

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario