Llegó a su fin la VIII Cumbre de las Américas, reunión continental que sin dudas comenzó con mal pie cuando el presidente del país anfitrión se vio forzado a renunciar dada la jugada política del parlamento peruano y los cuestionamientos que sobre su pulcritud de gestión tenía sobre sí Pedro Pablo Kuczynski.

A estos hechos de la política peruana vinieron a sumarse los sucesos en Siria y la tensión que los mismos han generado en Asia y el Oriente Próximo, llevando al Presidente Donald Trump a cancelar su viaje a Lima y centrarse en un conflicto donde los contendores no son principalmente los sirios y sí Rusia e Irán soportes cómplices de Bashar al-Asad.

Pero volviendo a lo que realmente tenemos más a mano, la Cumbre de Lima nos deja ver que como otras tantas citas regionales nada nuevo y esperanzador salió de ella. Pomposamente se anunció la lucha contra la corrupción como temática principal, en un continente donde el robo desde el Poder es muy común, continente donde los políticos han dejado claro que no es sensibilidad social lo que los mueve sino un afán de enriquecimiento y una amoralidad descarada y contagiosa. Pero se firmó un documento entre todos los participantes para luchar contra la corrupción. ¿Me lo creo?

También resalto la incoherencia que significó no invitar a Nicolás Maduro pero si al añoso tirano Raúl Castro, ventrílocuo que maneja la marioneta que esa dictadura de 6 décadas colocó en el Poder en Venezuela para continuar el saqueo que iniciaron con el tropero ladrón y traidor Hugo Chávez que les regaló nuestra soberanía, y sentir mucha rabia porque este verdugo de la nación cubana se dio el lujo de no asistir, una manera de humillar y burlarse por enésima vez de naciones y líderes que no han hecho más que aceptar una satrapía brutal y su apestosa influencia generadora de males tan horribles como la narcoguerrilla, el saqueo a nombre de esa entelequia que llaman pueblo, la injerencia en países sembrando así la desestabilización democrática y la eternización en el poder de sus marionetas y satélites.

Y definitivamente hay que estar más que claros que mientras le sigan aceptando a Raúl Castro y la abyecta tiranía cubana sus crímenes y sus intrusiones, tendremos tragedias para rato... Mientras esos que convocan cumbres donde se dice que solo países democráticos asistirán, pero los cubanos castrocomunistas llegan precedidos de agentes desestabilizadores y como ha sido esta vez el caso de Rogelio Sierra viceministro de Relaciones Exteriores, insultando al calificar de "desprestigiada" a la OEA y asegurando que "no tienen ninguna moral ni ninguna autoridad para emitir juicios o juzgar a los países de la región y a Cuba". Delegación de esbirros que en Lima atacó a Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y en un alarde de "Dignidad hamponíl" abandonó el recinto al comienzo de su discurso, alegando "ofensivas" declaraciones sobre la que es la más vieja tiranía de América.

Y como estos canallas siguen contando con sus aliados de siempre, aliados ideológicos y también hamponiles, hoy en esta Cumbre de la Tragedia que no cesa que es Venezuela, tenemos a los mismos que se siguen jactando de ser comunistas, que se sienten orgullosos de haber sido los grandes aliados de los asesinos castrocomunistas, buscando que esta izquierda canalla y hambreadora que nos ha destruido el país continúe en el Poder. Resentidos y mediocres que solo en una nación tomada por lo peor de su sociedad lograron no solo relevancia sino también tribunas y posiciones que a muchos les colocaron "Donde hay" para que se encargaran de llenar mucho o poco sus alforjas...

Y en la tragedia un Henri Falcón, militar de la más baja graduación y la más alta ambición rodeado de esos que prefieren nuestra destrucción antes que ver a Venezuela salir de la delincuencia como forma de gobierno y la corrupción como vía para enriquecerse mientras hordas de seres convertidos en miserables les extienden la mano y se contentan con mendrugos. Mentiras como manera de hacer política y cálculos mezquinos y vergonzantes. Falcón avalando y participando en una elección fraudulenta, contando con voces baratas que se atreven a insultar a Luis Almagro y denuncian injerencia de EEUU, de Francia, de Gran Bretaña pero les parece maravilloso ser la provincia número 15 de la satrapía cubana.

Y tenemos una Asamblea Nacional elegida mayoritariamente por los demócratas venezolanos que también es parte de la tragedia ¿Verdad partidos cómplices, o Uds. no se enteran?

ebruzual@gmail.com / @eleonorabruzual / http://www.gentiuno.com/

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas