Por Luis Corona

La decisión del Secretario general de la OEA de designar a David Smolansky como Cabeza del Grupo de Tarea que seguirá a la Diáspora de Venezuela llega en el momento más adecuado. El país se encuentra en un estado de postración inducido por el régimen para impedir que se produzcan alzamientos y continuar así su reinado de terror. En medio del caos reinante emerge la figura de un joven luchador y valiente que se ha medido en múltiples escenarios como combatiente del régimen. En la UCAB, en el año 2006, participó activamente en las protestas por el secuestro y asesinato de los hermanos Faddoul, y luego lidera la protesta por el cierre de Radio Caracas TV. Estas batallas de los jóvenes, de la UCAB y otras universidades, moldearon el resultado del referéndum del año 2007, cuando la propuesta de reforma Constitucional de Hugo Chávez fue derrotada en las urnas.

Como candidato de la unidad opositora y de la alternativa democrática, participó en las elecciones de alcaldes en el año 2013, siendo electo Burgomaestre de El Hatillo, Estado Miranda, para el período 2013-2018, tarea que no pudo concluir al ser perseguido por la dictadura tras su participación activa en las protestas del primer semestre de 2017, viéndose obligado a exiliarse en agosto de ese año.

David, el pasado mes de mayo, cumplió 33 años. Ha continuado su lucha en el exilio, principalmente desde las ciudades de Washington y Nueva York. En ejecución de la responsabilidad asignada por Dr. Luis Almagro se avoco de inmediato a cumplir su nueva misión trasladándose a Cúcuta, para constatar la dimensión de la tragedia humanitaria que protagonizan los venezolanos. Realizó reuniones con alcaldes y gobernadores colombianos de esa región fronteriza y, posteriormente, se entrevistó con el Presidente Duque.

Entre otras acciones internacionales, Smolansky sostuvo reuniones de trabajo con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con el Consejero Nacional de Seguridad de Estados Unidos, con representantes de la Asamblea de la ONU, así como de la propia OEA, todo con el objeto de vislumbrar soluciones a la situación existente, así como a la causa originaria de esta inédita y masiva migración en América.

David Smolansky Urosa es un baluarte de la idea de la unidad de los venezolanos en el país y en la diáspora. Entiende que la acción unitaria es indispensable para permitir a los venezolanos la reconquista de la Patria y su reconstrucción, con el aporte de todos los sectores sociales, económicos y políticos.

La responsabilidad de David no termina con su atención a la diáspora. Está llamado a mantener una participación activa, una gerencia de la acción opositora para unificar nuestra voz, la de la alternativa democrática, ante los organismos internacionales. Ya es hora de que los países del mundo escuchen una sola voz, un solo mensaje del pueblo unido en búsqueda de su democracia y libertad.

presidencia@venamerica.org (*)

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas