Las dictaduras del socialismo del siglo XXI no tienen respaldo popular, han destrozado las economías de sus países y nadie cree las narrativas ficticias con que se atribuían cualidades inexistentes.

La valentía del pueblo cubano, movilizado desde el pasado 11 de julio, ha desencadenado un proceso irreversible a la libertad y la democracia y empoderado a los pueblos oprimidos.

Te puede interesar

Las dictaduras, con Cuba como jefe e integradas por Venezuela, Bolivia y Nicaragua, no tienen pueblo, no tienen economía. Han perdido sus mitos y han quedado como grupo estructurado de delincuencia organizada transnacional.

El proceso de liberación de Cuba marcado con el hito histórico del 11 de julio no se detendrá hasta que el pueblo cubano tenga “libertad, patria y vida” que resumen las condiciones mínimas para una vida humana. La valentía de los cubanos está mostrando al mundo la situación subhumana en la que viven cerca de 12 millones de seres humanos, presos en su propia patria, sin derechos, con hambre, sin servicios mínimos, sin seguridad, sin condiciones mínimas de salud, sin presente ni futuro.

La realidad objetiva de las condiciones de opresión, sometimiento y miseria del pueblo cubano, recordada al mundo a partir del 11 de julio y los reincidentes “crímenes de lesa humanidad y terrorismo de estado” con los que la dictadura responde hasta ahora el pedido de libertad, han terminado definitivamente con la falacia que llamaron “revolución cubana” y con todos los falsificados éxitos en materia de educación, salud, deporte y organización social. Lo real es un régimen infame y criminal al que ni sus más obsecuentes seguidores tienen argumentos para defender.

El “modelo de la revolución cubana” o “castrismo” se expandió y estableció en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y en Ecuador con Correa, por el aporte del petróleo, dinero y la libertad de Venezuela, que en alta traición a su patria ejecutó Hugo Chávez a partir de 1999. No es concebible el siglo XXI marcado por la expansión dictatorial cubana, sin el aporte, gestión, traición y corrupción de Chávez. La sociedad Castro y Chávez -metodología criminal y recursos- convirtieron el agonizante castrismo de los noventa en el “castrochavismo” del siglo XXI con banderas de populismo bolivariano y socialismo del siglo XXI.

La base metodológica de la dictadura de Cuba es la manipulación sostenida con la corrupción, el miedo y narrativas épicas falsificadas. De esta manera, empezando con Hugo Chávez, siguiendo con Evo Morales, Rafal Correa, Daniel Ortega, Lula da Silva, Nicolás Maduro, Néstor Kirchner y más, a partir de “minorías relativas” construyeron mayorías absolutas, penetraron los sistemas democráticos para destrozarlos y suplantarlos estableciendo dictaduras electoralistas para detentar el poder indefinidamente con careta de cambio y revoluciones.

El respaldo popular inicial de los jefes del socialismo del siglo XXI, que siempre fue menor al 50% de los votantes y mucho menor al 50% de los ciudadanos de sus países, bajó rápidamente y la metodología castrochavista del siglo XXI lo reemplazó con la “institucionalización del fraude electoral”.

El fraude fue reforzado con el método castrista tradicional de persecución, encarcelamiento, exilio de líderes democráticos, asesinato de reputación, control de prensa y la construcción de “oposiciones funcionales” para sostener al régimen con apariencia de democracia.

El “desarrollismo económico” y la “prebenda populista” rindieron resultados efímeros a la sombra del boom de los precios de materias primas, pero los altísimos niveles de corrupción institucionalizada acabaron pronto con la esperanza los pueblos de vivir mejor y tener futuro. Lograron repetir en Venezuela, Nicaragua y Bolivia y las características de crisis y dependencia de Cuba. Venezuela soporta una crisis humanitaria igual o peor que la cubana, Nicaragua con niveles de miseria crecientes como Bolivia que publicitó éxitos económicos falaces y que hoy ya no puede disfrazar el aumento de la pobreza y la destrucción del sistema productivo.

Las dictaduras del socialismo del siglo XXI, Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua han convertido a esos países en insosteniblemente endeudados, han hipotecado las próximas generaciones para producir miseria. Los han convertido en narcoestados y están devastando sus recursos con entreguismo y corrupción. Todos tienen perseguidos, presos y exiliados políticos certificados por entidades internacionales. En todos, la calidad de vida ha caído y la inseguridad ha subido y sus regímenes se mantienen solo por el miedo fundado en la manipulación de la justicia y la fuerza.

No tienen pueblo, no tienen economía y tampoco mitos. En breve tampoco tendrán impunidad.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.84%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.74%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.42%
12986 votos

Las Más Leídas