Recientemente se celebró en todo el mundo una jornada de protestas en contra del cambio climático. Decenas de miles de personas salieron a las calles de diferentes países para exigir acciones concretas de los gobiernos y grandes empresas para enfrentar la llamada “Crisis Climática”.

Te puede interesar

Las primeras manifestaciones comenzaron en Australia. Miles de jóvenes se concentraron en Sydney, Melbourne, Camberra o Adelaida.

Le siguieron las marchas en Asia, en Berlín, frente a la puerta de Brandemburgo, donde la canciller Ángela Merkel recogió el guante y anunció 54.000 millones de euros para invertir en iniciativas que impidan que la tierra alcance ese 1,5 grados centígrados (34.7 grados Fahrenheit) respecto a la era preindustrial. Lo mismo sucedió en la ex Yugoslavia; en Bosnia, Croacia, Montenegro, Serbia; también en Afganistán, incluso en Svalbard, una isla en el ártico.

Los jóvenes de México tomaron las calles bajo la consigna “El Amazonas es nuestro pulmón”, en Chile el grito era “Pónganse a trabajar”, “No es tiempo ni lugar para sueños”.

Con el horario americano, la niña sueca Greta Thunberg, de 16 años de edad, la activista que comenzó esta ola de manifestaciones por todo el planeta, nos asombró con una de sus frases más lapidarias dirigidas a los jóvenes: “No quiero que tengas esperanza, quiero que entres en pánico. Quiero que sientas el miedo que yo siento todos los días y luego quiero que actúes”.

Hay un twitter que se ha hecho viral, cuya autoría se le adjudica a un periodista de SkyNews Australia y reproduzco tal y como me llegó:

“Ustedes son la primera generación que ha exigido aire acondicionado en todas las habitaciones; hacen las tareas en el computador; tienen un televisor en cada cuarto; pasan todo el día usando medios electrónicos; en lugar de caminar a la escuela, usan una flota de vehículos privados que obstruyen las calles; ustedes son los mayores consumidores de bienes de consumo de la historia; compran la ropa más cara para estar 'a la moda'. Anuncian esta protesta por medios digitales y electrónicos.

“Antes de protestar, apaguen el aire acondicionado, vayan a la escuela a pie, apaguen sus teléfonos y lean un libro, prepárense un sándwich en lugar de comprar alimentos envasados.

“Nada de eso sucederá, porque son egoístas, mal educados, manipulados por las personas que los usan, alegando tener una causa noble mientras disfrutan del lujo occidental más salvaje.

"Despierten, maduren y cierren la boca. Infórmense de los hechos antes de protestar".

El “Cambio Climático”, al parecer, cada vez se transforma más en una “Crisis Climática”.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario