Sócrates, parado con dignidad en el cadalso, podía arrepentirse o escapar rápidamente de la injusticia de sus victimarios. Permaneció en el patíbulo y tomó con heroísmo la cicuta. Entró a la muerte con dignidad y para la humanidad legó la libertad académica.

Esa libertad intelectual se complementó también cuando Pablo de Tarso expresó: “Examinarlo todo, retener lo bueno”. Y fortaleció en su muerte la libertad de cátedra.

Te puede interesar

Del mismo modo fue manifiesta la libertad de pensamiento cuando Jesús el Nazareno dijo a sus discípulos de ir a cualquier ciudad o aldea, a cualquier casa y ofrezcan nuestras enseñas, si no quieren oír, salir de la casa o ciudad y sacudir el polvo de vuestros pies, o sea retirarse pacíficamente pues ya no es su problema. Y ese pasaje de libertad de oír y escoger, en la casa o en la ciudad, podemos interpretarlo como la libertad de cátedra y libertad de educación en casa.

En realidad, cuando les hablo de los pasajes históricos anteriores es porque admitimos que la libertad de pensamiento, en especial la libertad de cátedra, está consolidada en el mundo occidental. Para bien de todos sí se garantiza esa libertad en los claustros de las enseñanzas, sobre todo, de las universidades.

Por supuesto, puede haber algunas dificultades en los principios académicos –libertad académica y autonomía universitaria– que algunos para enmascarar ese serio problema lo clasificaron como dimes y diretes políticos, como lo acontecidos recientemente en Miami Dade College (MDC).

El MDC, en su nueva dirección, Junta de Fideicomiso, entraron en un serio conflicto académico, al evaluar la presencia del Instituto Confucio (IC) en su claustro de enseñanza. La Junta de Fideicomiso expresaba que el Instituto Confucio es un brazo político y de espionaje del Partido Comunista Chino, o sea del Gobierno de la China comunista, y los antiguos directivos no lo interpretaban así.

¿Cuál es la realidad del Instituto Confucio y sus objetivos en las diferentes universidades de Estados Unidos y el mundo occidental? Les expongo esa realidad en una breve revisión.

El Comité de la Cámara de Representante de los Estados Unidos para Asuntos Exteriores, en el Subcomité para África, Salud mundial, Derechos Humanos Universales, dirigido por el congresista Chris Smith, acogió al panel titulado “¿Está la libertad de cátedra amenazada por la influencia de China en las universidades de EEUU?”.

El congresista Smith expresó en esa ocasión que “los institutos de EEUU y las universidades no deberían subcontratar control educativo, vigilancia de facultades y estudiante o currículo a gobiernos extranjeros”. Esto fue el 4 de diciembre de 2014.

La Asociación Americana de Profesores Universitarios (AAUP), en junio de 2014, se pronunció en una declaración a las universidades americanas a que pongan fin a sus lazos con el Instituto Confucio de China, si este no asegura la libertad académica, de la misma manera que existe en todas sus facultades universitarias.

La declaración de los profesores de la AAUP tuvo una repercusión amplia en todas las universidades americanas y los debates fueron intensos y profundo en el país. La Universidad de Chicago rompió los lazos con el Instituto Confucio en septiembre de 2014 y en ese año, pero en octubre, continuó la misma conducta la Universidad Estatal de Pensilvania. También la Universidad de Pfeiffer (2016), Universidad de Tulane (2017) y la Universidad de Ilinois-Urbana Champaign (2017). En el 2018 siguieron con esa misma resolución la Universidad de Iowa, Universidad de West Florida, Sistema Universitario Texas A&M, Universidad A&M Praire View, Universidad del Norte de la Florida, Universidad Estatal de Carolina del Norte, Universidad de Michigan, Universidad de Rhode Island y la Universidad del Sur de la Florida.

Del mismo modo, en el 2019 para la protección de los principios académicos cierran el Instituto Confucio en las siguientes escuelas superiores: Universidad de Massachusetts Boston, Universidad de Minnesota, Universidad de Indiana, Universidad de Western Kentucky, Universidad de Oregón, Universidad de San Francisco, Universidad de Montana, Universidad de Hawái en Manoa, Universidad Estatal de San Diego y la Universidad del estado de Arizona.

En otros países clausuraron por la violación de los derechos humanos y académicos los institutos Confucio en Australia, una universidad, 2019; en Francia, 4 universidades, dos, 2013, una en el 2017 y otra en el 2019; Suecia, tres universidades, una en el 2014 y dos en el 2015; Alemania, dos universidades, 2015; Dinamarca, una, 2017 y Países Bajos, un recinto universitario en el 2019.

Canadá fue el primer país en que sus universidades rompieron con el Instituto Confucio. En el 2013, la Asociación de Canadienses de Profesores Universitario (CAUT) pidió a las universidades de su país que deshicieran todo lazo con los Instituto Confucio por utilizar prácticas violatorias de la libertad académicas. En ese año prescindieron del IC la Universidad de McMaster y la Universidad Sherbrooke; en el 2014 la Junta Escolar del Distrito de Toronto y el Gobierno provincial de Nuevo Brunswick en el 2019.

Los Servicios de Inteligencia y Seguridad Canadienses (CSIS) expusieron que los institutos Confucio pueden ser utilizados para reclutar espías, conducir espionaje e interferencia con gobiernos extranjeros. Asimismo, el Gobierno de EEUU, apoyado por un informe elaborado por la Comisión Asesora de Examen Económico y Seguridad de EEUU-China, 2018, prohibió al Pentágono financiar en el 2019 a las universidades del país que alberguen en sus campus un Instituto Confucio.

El MDC es una de las instituciones de enseñanza de prestigio y aseguramiento de las libertades a las minorías en los EEUU; no sé por qué se retrasó tanto en tomar decisiones de vanguardia en el tema del arbitrario Instituto Confucio.

Cuba castrista tiene los mismos planes injerencistas del Instituto Confucio a través de sus organizaciones culturales y otras, como el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) y el Instituto Cubano de Artes e Industria Cinematográficos (ICAIC). Así como las ventas de servicios de salud, deporte y enseñanza a países extranjeros; también los supuestos contactos pueblo a pueblo con EEUU les ha permitido reclutar espías e interferir en las políticas de ese país. Es hora de poner fin a todas esas fuerzas injerencistas del poder blando del régimen socialista de Cuba.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas