*Juan José Monsant Aristimuño

Invasiones fueron las ejecutadas por Adolfo Hitler en Polonia, Austria, Holanda, Bruselas, Francia, Rusia y hasta en el Magreb africano; y la de Mussolini en Etiopía. La de los japoneses en China. Las de la Unión Soviética en Checoslovaquia, Hungría, Ucrania, Letonia, Estonia, Lituania, Polonia, Alemania. La de los turcos en Europa, Grecia y Chipre. Y mucho antes, la de los babilonios, asirios, griegos, romanos y árabes musulmanes en Israel. ¿Y qué decir de los mogoles y los llamados bárbaros de Atila sobre el Sacro Imperio romano germánico, que llegaron a las misma puertas de Roma. No podemos pasar por alto las invasiones de los blancos y árabes en el continente africano.

Lo común de todas ella ha sido la ocupación física de territorio invadido, el espacio vital, la necesidad de expandirse por razones económicas, geográficas, seguridad, venganza y hasta por vanidad. Los aztecas invadían y ocupaban para esclavizar a sus vecinos y ponerlos a su servicio, para que vayamos dejando de glorificar e idealizar la pureza espiritual del aborigen del denominado Nuevo Mundo; en tanto que nuestros caribes se engolosinaban con el cuerpo de sus enemigos al son del “Ana Karina Rote” (Solo los caribes son gente).

Guerras de liberación es otra cosa, tiene otra dimensión y otros componentes de legalidad, legitimidad, y hasta del Derecho Natural del hombre a defender su vida y la de los suyos, su dignidad y su propiedad.

Venezuela es un caso inédito en la historia, a lo menos en la historia moderna de la humanidad. Es el único país de los cinco continentes que no tiene signo monetario alguno, el único gobierno del mundo que decidió formalmente disolverse como nación. El único que decidió entregar su patrimonio material y cultural, su historia y su futuro a otro país: Cuba. El único gobierno del mundo que decidió hermanarse a todos los movimientos terroristas cuya finalidad es destruir los principios, legalidad y bases de la democracia, por la cual se rige la cultura Occidental. El único país del mundo donde el servicio de inmigración, identificación, registro, puertos y aeropuertos, seguridad del estado, incluyendo sus embajadas, y fuerza armada es controlado abiertamente por extranjeros. El único país que ha desmantelado sus empresas básicas. Y es el único país del mundo donde la totalidad del tren ministerial, y alto mando militar están considerados criminales internacionales. Para no derramar otra lágrima, es el único país del mundo donde sus ciudadanos no tienen donde cobijarse, y colocar sus rodillas en tierra para implorar un “carnet de la patria” para saber que aún se les permite respirar, mientras arrastra su miseria.

Y si no surge un movimiento cívico-militar a lo interno apoyado por una Fuerza Multilateral de Liberación con poder constructivo inmediato y, provisto con medicinas, alimentos y hospitales para rescatar una nación subyugada y en extinción, será igualmente el único pueblo del mundo que decidió desaparecer como nación

*Comité Político y asesor VenAmérica

jjmonsant@gmail.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas