Recuerda que con conversaciones frecuentes en familia sobre las finanzas, desempeñarás un papel proactivo ayudando a tus hijos a establecer y realizar un seguimiento correcto de sus metas financieras. Puedes darles las herramientas adecuadas y guiarlos para que sigan las siguientes pautas básicas.

Enséñales a tus hijos a que se fijen metas siguiendo una técnica llamada SMART, inteligente en español, según la cual estas deben ser específicas, medibles, alcanzables, realistas y con fecha de consecución. Para canalizar los esfuerzos de tus hijos hacia el éxito financiero, deberías enseñarles a identificar sus objetivos monetarios a mediano y largo plazo, para que puedan visualizar y reforzar su importancia. Transmíteles a tus hijos adolescentes y universitarios la importancia de asignar una cantidad de dinero cada mes a sus resoluciones financieras y a recortar gastos que puedan estar impidiéndoles lograr sus metas INTELIGENTES.

Ayuda a tus hijos a adoptar buenos hábitos financieros, colaborando con ellos en la utilización de recursos y herramientas en línea, como Mint.com y Bundle.com, para que mantengan un registro de sus gastos. Además, enséñales a usar una calculadora de ahorros en línea, para que se de cuenta de cuánto dinero deben conservar mensualmente y durante cuánto tiempo, para lograr una de sus metas INTELIGENTES alcanzables.

Procura ayudar a tus hijos a aprender acerca del crédito y débito, revisando con ellos un estado de cuenta de tu tarjeta de crédito. Háblales sobre las tasas de interés y los cargos por pago atrasado.

Enfatiza el valor del dinero a lo largo del tiempo para la planificación de la jubilación durante toda su vida, así pueden aprovechar el interés compuesto. Puedes considerar la posibilidad de ayudar a tus hijos a abrir una cuenta de jubilación individual (llamada Roth IRA en los Estados Unidos) para que puedan depositar allí algo del dinero que ganen. Asegúrate de que tus hijos contribuyan a sus planes de retiro, si la organización o empresa para la que trabajan ofrece un plan de jubilación.

(aquí puede ir los ejemplos de una meta inteligente y los errores)

Sé un ejemplo de responsabilidad financiera y de toma de decisiones para los miembros de tu familia. Insiste en que tus hijos comparen antes de comprar y vivan dentro de sus posibilidades. Refuerza y aumenta las habilidades de tus hijos con educación financiera y las herramientas necesarias para que puedan encaminarse a su propia independencia financiera.

Ejemplo de una meta INTELIGENTE

Específica: Quiero ahorrar para una computadora nueva.

Medible: Puedo ahorrar US$ XXX por mes

Alcanzable: Puedo ahorrar para comprarla y seguir cubriendo mis gastos mensuales.

Realista: Compraré la computadora que necesito, no la más cara.

Con fechas: Con lo que llevo ahorrado, podré comprarla en diciembre.

Algunos errores que cometemos:

. Gastar más de lo que ganamos

. No llevar un registro de gasto

. Mantenernos en nuestra zona de confort

. No ahorrar.

. Creer que nuestras finanzas son un asunto de nuestro empleador o del gobierno.

. Hacer de las tarjetas de crédito una forma de vida.

. Gastar en vicios y hacer compras que no necesitamos.

. Ser fiadores o pedir prestado

. Prestar lo que no podemos regalar.

. Manejar un automóvil que no está asegurado

. No contar con un seguro para gastos médicos incrementados.

. Olvidarnos de ser con tal de tener.

. Creer que nunca vamos a envejecer.

. Heredar a nuestros hijos en vida.

. Construir en terreno ajeno.

. Casarnos con bienes mancomunados.

Elaine King del libro “La familia y el dinero”

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario