Para Venezuela, la ciudadanía está siendo el resultado de un largo, complejo y por momentos doloroso proceso de forjado, que comenzó hace 209 años en el Cabildo de Caracas con la firma de un Acta que marcó el inicio de nuestra primera emancipación.

En breve estaremos asistiendo, también en medio de cabildos ciudadanos, a otra emancipación, esta vez de una tiranía comandada por delincuentes traidores venezolanos, apoyados por fuerzas de ocupación del castro-comunismo y por las FARC.

Te puede interesar

Cuánto hubiéramos querido no haber tenido que pasar por este aparentemente inútil ejercicio de la revolución bolivariana. Cuán distintas serían las cosas en Venezuela si no se hubiera intentado implantar el engañoso Socialismo de Siglo XXI. Cuánto dolor nos hubiéramos ahorrado si la renuncia de Chávez en el 2002 no se hubiera malgastado por inmadurez política. Qué hubiera pasado si el candidato Capriles llamaba al pueblo a las calles luego de las elecciones del 2013.

Todas estas conjeturas representan, en realidad, un falso dilema. La enfermedad del chavismo se instaló en el cuerpo social venezolano porque, luego de un par décadas de falsa democracia, demagogia y corrupción, el País carecía de instituciones sólidas que actuaran como anticuerpos frente a los embates de un exmilitar golpista que, asociado con el castro-comunismo y con las FARC, decidió utilizar las herramientas de la debilitada democracia para colonizar las instituciones y perpetuarse en el poder.

El error cometido por la sociedad venezolana al elegir a Chávez en 1998 nos ha costado la libertad, la paz y la prosperidad por espacio de dos décadas.

El alto precio pagado en sangre, sudor y lágrimas ha de ser directamente proporcional al aprendizaje de ciudadanía obtenido, representado en valores tales como: la necesidad de trabajar para vivir, el cumplimiento de obligaciones, la exigencia de derechos y la madurez ciudadana para exigir a los políticos que actúen conforme a la Ley y que rindan cuentas por su gestión.

Hasta hace no mucho tiempo, los venezolanos no estábamos listos para un nuevo estado de cosas. Una buena manera de representar esta percepción es trayendo a colación un pasaje del Libro “Alicia en el País de las Maravillas”, de Lewis Carrol, en el que Alicia se encuentra con el Gato en una encrucijada del camino y sintiéndose perdida, mantienen el siguiente parlamento:

Alicia: ¿Quieres decirme, por favor, qué camino debo tomar para salir de aquí?

El Gato: Eso depende mucho de a dónde quieres ir.

Alicia: Poco me preocupa a dónde ir.

El Gato: Entonces, poco importa el camino que tomes

Aunque la gran mayoría de los venezolanos sentíamos, desde hace muchos años, la necesidad de poner término a la dictadura, tal como quedó de manifiesto por los sucesos que devinieron renuncia y posterior regreso de Chávez en el 2002, las múltiples manifestaciones del movimiento estudiantil desde el 2007 y en los movimientos libertarios del 2014 y del 2017, lo cierto es que todavía no contábamos con una sociedad civil organizada, ni con una verdadera unidad de organizaciones políticas opositoras, ni con una narrativa que solidificara todos esos esfuerzos.

Hoy tenemos unas organizaciones políticas que, salvo deshonrosas excepciones, actúan con un mayor espíritu de unidad y que son lideradas por el fenomenal joven diputado Juan Guaidó, que ha irrumpido con mucha fuerza y autoridad en la escena política nacional y que ha presentado al País una narrativa sencillamente hilvanada (Cese de la Usurpación, Gobierno de Transición y Elecciones Libres), que ha sido compartida por prácticamente toda la sociedad civil, incluyendo al chavismo disidente.

Pero más relevante aún es que contamos con una inmensa masa de ciudadanía mucho mejor organizada que antes, más consciente y decidida, forjada al calor de los movimientos libertarios, que ha luchado denodadamente contra el régimen, que sabe que ha logrado evitar la consolidación del Socialismo del Siglo XXI y que ahora tiene la certeza de que en breve logrará eyectar a la tiranía.

Sólo falta darle varias vueltas de tuerca al régimen para desprenderlo, VAMOS MUY BIEN…

juanriquezes@gmail.com
@juanriquezes

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas