El 27AGO16 fueron emboscados y asesinados ocho miembros de las fuerzas militares de Paraguay. La patrulla militar estaba conformada por un oficial con rango de subteniente y siete suboficiales, integrantes de la Fuerza de Tarea Conjunta, quienes transitaban una carretera de tierra cerca de Arroyito, distrito de Horqueta del departamento Concepción en el noreste de Paraguay. Los gobiernos vecinos de Brasil y Argentina, así como el de Colombia, emitieron comunicados oficiales condenando el hecho y brindado apoyo a Paraguay.

El lugar del ataque se encuentra a doscientos cincuenta kilómetros de la capital del país, Asunción, pero a escasos ochenta kilómetros de la línea fronteriza que separa a Paraguay del estado brasileño de Mato Groso del Sur. Se trata del segmento de la frontera que hoy en día es considerado por las autoridades brasileñas como “zona de guerra”, donde se escenifica una escalada de violencia entre poderosas bandas cariocas, paulistas y paraguayas por el control del tráfico de drogas y armas.

ArroyitoimagendGoogleEarth.jpg
Localización del sitio del ataque guerrillero en Paraguay el 27AGO16. Mapa de la frontera entre Paraguay y Brasil.
Localización del sitio del ataque guerrillero en Paraguay el 27AGO16. Mapa de la frontera entre Paraguay y Brasil.

El grupo de militares paraguayos asesinados se movilizaba a bordo de un camión Mercedes Benz que fue impactado por una o varias pequeñas explosiones en su parte delantera dejándolo inmovilizado. Los militares fueron blancos de un ataque con armas de fuego y habrían sido rematados según los informes forenses. Las autoridades estiman que fueron utilizadas por lo menos nueve armas distintas en contra de los uniformados. El resultado de un análisis practicado por la fiscalía paraguaya a casquillos localizados en el sitio señala que las armas utilizadas en la emboscada coinciden con armamento que ha estado presente en ataques a comisarías policiales y en el asesinato de una pareja de ganaderos, hechos ocurridos durante los años 2013 y 2015. Para las autoridades paraguayas no cabe duda: la autoría del ataque en Arroyito corresponde al Ejército del Pueblo Paraguayo EPP.

Guerrilla con orígenes bolivarianos

El 16FEB05, en Ñemby en la periferia de Asunción, fue localizado el cadáver de Cecilia Cubas Gusinky hija del expresidente paraguayo Raúl Cubas Grau. La mujer, de treinta y dos años, había sido secuestrada cinco meses antes y los captores habrían llegado a recibir US$ 800.000 sin que se produjera su liberación. El cuerpo de Cecilia Cubas fue encontrado en un subterráneo cavado a más de tres metros de profundidad dentro de una vivienda. El secuestro había sido efectuado por la organización que para entonces se denominada Partido Patria Libre PPL.

El secuestro y asesinato de Cecilia Cubas puso sobre el tapete el alcance de las alianzas entre diversas organizaciones de la izquierda latinoamericana en un momento cuando el Eje La Habana-Caracas ganaba fuerza en todo el continente. Dos años antes, en noviembre de 2003, Hugo Chávez había fundado el “Congreso Bolivariano de los Pueblos”, una confederación de organizaciones de izquierda del continente que juntaba a partidos de acción legal con grupos alzados en armas y sus correspondientes “frentes legales”. De esa manera, el Foro de São Paulo creado en 1989 por Lula da Silva por indicaciones de Fidel Castro, logró materializar un espacio propagandístico y una plataforma organizativa financiada por el aparentemente inagotable flujo de petrodólares venezolanos.

En 2005, los gobiernos de Paraguay y Colombia coinciden al afirmar que las Farc estaban conectadas con el paraguayo PPL a quienes les habrían proporcionado apoyo logístico y entrenamiento. El 07MAR05, el entonces presidente paraguayo Nicanor Duarte visitó Colombia y en la agenda con su homólogo colombiano Álvaro Uribe el tema principal habría sido el relacionamiento Farc-PPL. El entonces Fiscal General paraguayo, Oscar Germán Latorre, reiteró a la prensa bogotana que "algunos integrantes de las Farc estuvieron asesorando y sabemos específicamente de la presencia de una persona de nacionalidad colombiana en Asunción".

Inicialmente el PPL negaba sus contactos con las Farc. Se trata de “una campaña emprendida por los centros de poder para desprestigiar a sectores de izquierda que luchan contra el neoliberalismo”, rezaba un comunicado del PPL a finales del 2004. Pero tras negarlo en reiteradas ocasiones, el PPL finalmente develó su alianza operativa con la narcoguerrilla colombiana. Osmar Martínez, líder público del partido PPL para la época, y quien fuera procesado y enjuiciado por el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, confesó que su partido había recibido asesoramiento de las Farc. Martínez, quien falleció en 2015 en la cárcel, narró en diversas ocasiones sus contactos con Rodrigo Granda, el hombre que desde 1997 ejerció como “canciller” de las Farc. En una carta pública fechada en 2005, Martínez explicó que “Las Farc son miembros del Congreso Bolivariano de los Pueblos (CBP), y Granda es delegado internacional en congresos y seminarios de izquierda”. Martínez aún negaba su participación en el secuestro pero no dudó en calificar a las Farc como organización “hermana”. El PPL, origen de la actual guerrilla EPP de Paraguay, era miembro activo del Congreso Bolivariano de los Pueblos en cuyo portal publicaban sus pronunciamientos.

Granda fue detenido en diciembre de 2004 en Caracas por un comando colombiano encubierto, justamente cuando participaba en esa ciudad en el II Congreso Bolivariano de los Pueblos patrocinado por Chávez. Las funciones de operador internacional de las Farc de Granda fueron asumidas por Orley Jurado Palomino conocido por el alias de “Hermes Aguilar”. Parte de esas funciones era continuar sirviendo de puente con el PPL paraguayo, partido que en marzo de 2008 comenzó a denominarse “Ejército del Pueblo Paraguayo”.

Tanto Granda como Hermes Aguilar formaron parte de los delegados que las Farc enviaron a La Habana para las negociaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos que arrancaron en 2012. Como consecuencia del Acuerdo Santos-Farc alcanzado el 24AGO16, los miembros de la guerrilla colombiana gozarán de una amplia amnistía en Colombia. Sin embargo, el estado paraguayo mantiene la acusación contra Hermes Aguilar por su responsabilidad en el asesinato de Cecilia Cubas. La base de personas solicitadas por Interpol a solicitud del gobierno de Paraguay muestra a Hermes señalado por “hecho punible contra la vida (homicidio doloso), hecho punible contra la libertad (secuestro) y asociación criminal”.

Guerrilla en Youtube

El encarcelamiento de Osmar Martínez y otros militantes del EPP, abrieron la ruta para una secuencia de liderazgos y fraccionamientos de la organización. La cantidad de hombres y mujeres en armas ha sido una incógnita ya que algunas fuentes han afirmado que el número de miembros de la EPP podría alcanzar a quinientos mientras otras fuentes dudan que el número de combatientes alcance al centenar. Según analistas militares, el EPP se forma con población rural que combina su actividad guerrillera con actividades campesinas, dificultando su identificación. Incluso la jefatura y la línea de mando de la organización no está claramente determinada. El 28AGO13, el gobierno de Horacio Cartes decretó la creación de la Fuerza de Tarea Conjunta FTC, integrada por militares, policías y agentes antinarcóticos basados en Arroyito, con el objetivo central de combatir al EPP. A raíz de la emboscada del 27AGO16, el gobierno Cartes recibió amplio apoyo político interno pero igualmente comenzó a criticarse la efectividad de la FTC.

Desde el noreste de Paraguay, una zona de poca y pobre población, con muy limitada presencia del Estado, el EPP envía regularmente mensajes en forma de videos publicados en Youtube. En el más reciente de ellos, del 29ENE16, la organización que se denomina marxista-leninista difundió varias informaciones mientras en imágenes mostraban una decena de enmascarados con uniformes de camuflaje que mostraban formaciones de combate y portaban fusiles automáticos. En este video, el EPP recuerda que serán fusilados los pobladores de la región que infrinjan “leyes” que prohíben “meter vacas en los montes”, “usar agro tóxicos”, “cultivos trasgénicos”, “arar a orillas de las alambradas” o “portar armas” por parte de empleados de estancias. “La violencia es el único lenguaje que los ricos entienden”, dice la locutora del video, quien además advierte que “Alejandro Ramos fue expulsado en enero del 2015 y sus acciones no son de nuestra responsabilidad”, evidenciando pugnas de mando y un sistemático fraccionamiento. El EPP estaría actualmente en manos de Manuel Cristaldo Mieres. Su compañera sentimental y combatiente Liliana Villalba es, según versiones de prensa, una experta en armamento entrenada en Colombia.

La pequeña guerrilla paraguaya comienza a ser observada como un potencial elemento de futura perturbación en la región. En Asunción, públicamente o en baja voz, altos funcionarios temen que Paraguay se convierta en el destino de numerosos guerrilleros desmovilizados y desempleados en Colombia. Analistas militares sureños consideran que el EPP comienza a desarrollar una limitada pero preocupante estrategia de control territorial, en una zona de alta relevancia para el flujo de narcóticos andinos camino a los mercados brasileños y argentinos o más allá. Alianzas del EEP con las bandas “Primeiro Comando da Capital” de São Paulo y/o con “Comando Vermelho” carioca comienzan a ser consideradas por la inteligencia militar y policial brasileña, mientras en Paraguay corren rumores de las amenazas que carteles de la droga habrían hecho contra la vida del propio presidente Horacio Cartes.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario