El temor de un conflicto armado internacional ya apareció reflejado en un documento elaborado por diez gobiernos de la región a propósito de Venezuela. El 17 de julio los gobiernos de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, miembros del Grupo de Lima, emitieron una declaración desde Bruselas “ante la profunda crisis política, económica, social y humanitaria en la República Bolivariana de Venezuela”. En el texto, los gobiernos expresaron “su profunda preocupación por informaciones recientes sobre movilización de armamento y aviones de combate por parte de Venezuela a la frontera con Colombia, acciones que se contradicen con el espíritu de la Proclama sobre América Latina como Zona de Paz aprobada en 2014 por la Celac”. Si bien el pronunciamiento no fue firmado por cuatro miembros del Grupo de Lima (Brasil, Canadá, Guyana y Santa Lucía) su contenido advirtió sobre un hecho que hasta la fecha no había sido considerado en las innumerables declaraciones latinoamericanas sobre el régimen chavista.

*****

La inclusión del tema militar en el comunicado del Grupo de Lima, promovida por la cancillería colombiana, habría estado justificada por una serie de eventos y declaraciones por parte de voceros del gobierno chavista. El 29ENE18, la Aviación Militar venezolana informó sobre el inicio de la Operación Aricagua 01-2018 con el traslado de cuatro aviones de combate F16 a una base militar en zona fronteriza con Colombia. El 9 de febrero, el embajador Roy Chaderton uno de los ideólogos de la diplomacia chavista, se refirió en un programa en el canal oficial VTV a un probable conflicto armado entre Venezuela y Colombia. Chaderton afirmó que “de pronto se nos ocurre ver hacia el suroccidente y hacernos la fantasía de una salida venezolana al Pacífico” aludiendo a una hipotética acción militar que cruzaría el territorio colombiano. El 8 de julio el dirigente chavista Pedro Carreño en entrevista televisiva afirmó que “nuestros Sukhoi tendrán la responsabilidad de derribar los siete puentes del río Magdalena que atraviesan de norte a sur a Colombia para dividirla en dos”. Las amenazas guerreristas de la alta jerarquía chavista comienzan a generar reacciones internacionales.

*****

El entrante presidente de Colombia, Iván Duque, ha sostenido reuniones con los principales responsables de los asuntos de seguridad nacional de EEUU. El 27 de junio, a diez días de haber sido electo, Duque inició un viaje que se prolongó hasta mediados de julio durante el cual visitó EEUU y España, combinando agenda pública con actividades privadas en mezcla de trabajo y descanso. Las reuniones más llamativas fueron sus citas con Felipe VI de España, con el presidente de gobierno español Pedro Sánchez y con el vicepresidente estadounidense Mike Pence. Pero en medio de sus reuniones con las altas luminarias, Duque sostuvo encuentros con personajes claves del gobierno de EEUU confirmando la tendencia de su inminente gobierno de privilegiar las relaciones con Washington. Duque fue recibido por el secretario de Estado Mike Pompeo, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca John Bolton, la directora de la CIA Gina Haspel y por el director de la Oficina de la Política Nacional para el Control de Drogas James W. Carroll. Venezuela y narcotráfico fueron temas recurrentes en esas conversaciones. Como cierre de su periplo, Duque visitó la sede del Comando Sur en el estado de Florida donde fue recibido por el almirante Kurt Tidd. Por cierto, en su reunión con el Comandante del Comando Sur, Duque se hizo acompañar de Jorge Mario Eastman y María Paula Correa quienes ya fueron señalados para los cargos de secretario general de la Presidencia y secretaria privada de la Presidencia, los guardianes de las llaves del despacho presidencial colombiano.

*****

Casi dos decenas de gobiernos del Continente enviaron personal militar a Panamá para la realización de las competencias anuales denominadas “Fuerzas Comando”. Organizados desde 2004 con el auspicio del Comando Sur de los EEUU, la versión del año 2018 congregó efectivos militares de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, EEUU, Ecuador, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago. El equipo colombiano resultó el triunfador de las pruebas realizadas entre el 15 y el 26 de julio. Las competencias del año 2019 tendrán como sede a Chile. “Adquirir experiencia para enfrentar amenazas comunes” es uno de los propósitos del ejercicio.

Simultáneamente, la Fuerza Aérea de Colombia movilizó 130 efectivos a EEUU a principios del mes de julio para la participación en dos eventos de competencia y entrenamiento de guerra aérea. Colombia fue invitada a participar en la etapa 18-3 de los juegos de guerra aérea Red Flag 2018 en la base aérea de Nellis en Las Vegas desde el 23 de julio hasta el 3 de agosto. Previamente los pilotos colombianos se concentraron en la base Davis-Monthan en Arizona para ejercicios militares bilaterales denominados “Relámpago” en las cuales los Kfirs de Colombia volaron junto a A-10 Thunderbolt II y F-16 de EEUU en misiones de entrenamiento de combarte aire-aire.

El régimen chavista convirtió a Venezuela en cliente de las industrias armamentistas de Rusia y China, mantiene jóvenes en proceso de formación militar en Rusia o Bielorrusia, no participa en juegos de guerra organizados por EEUU ya que el chavismo prefiere enviar sus militares al otro lado del mundo para competir en juegos de guerra organizados por Rusia y China.

*****

Desde 2014 el gobierno de Vladimir Putin realiza lo que denomina “Juegos Militares Internacionales”. Los del año 2018 tienen como sede bases militares en Rusia, China, Kazajistán, Irán, Bielorrusia, Armenia y Azerbaiyán. Militares venezolanos estarían participando en ejercicios de desembarco naval y fuego antiaéreo en China; ejercicio “frontera de francotiradores” en Brest, Bielorrusia; Biatlón de tanques en Rusia, para un total de nueve competencias en diversos escenarios. El otro país americano que asiste a los ”Army Games 2018” es Nicaragua cuyos representantes participan en la competencia de tanques de guerra en el polígono de Alabino, Moscú.

Venezuela y Nicaragua son dos piezas en Latinoamérica de la actual geopolítica rusa en su particular confrontación estratégica con EEUU. Los gobiernos de Nicolás Maduro y Daniel Ortega suelen considerar esa relación como parte de sus activos geopolíticos a la usanza del régimen castrista de Cuba.

*****

Brasil estuvo involucrado en el inicio de las negociaciones de Juan Manuel Santos con las Farc en 2010. El entonces presidente Lula da Silva fue informado por el gobierno colombiano sobre las conversaciones secretas que Santos mantenía con las Farc para iniciar negociaciones de paz. Según documentos que han sido desclasificados esta semana en Colombia, Santos habría informado a la jefatura de las Farc que el gobierno brasileño estaba dispuesto a servir como sede y ofrecer la debida protección para encuentros secretos entre enviados de Santos y de la guerrilla. El canciller brasileño Celso Amorim y el ministro de Defensa Nelson Jobim habrían sido contactados, según prometió Santos, para los preparativos del que sería el primer encuentro de las conversaciones. Las Farc habrían preferido el territorio fronterizo colombo venezolano desechando la opción brasileña para sus citas con los enviados de Santos.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas