Recientemente vi a Miguel en consulta. Es un hombre de 45 años de edad que se quejaba de bolsas muy prominentes en los párpados y debajo de los ojos. Me decía que le preguntaban si había pasado una mala noche o si estaba preocupado por algo, ya que lucía cansado y avejentado.

También me contó que había tratado todo tipo de remedios: cremas, incluso había acudido a inyecciones de bio polímero para mejorar las irregularidades en la piel.

Al examinar su piel me di cuenta que era delgada y las bolsas eran muy prominentes en ambos párpados inferiores. La piel estaba oscura dando la apariencia de ojeras.

El único tratamiento posible para las bolsas debajo de los ojos es removerlas mediante una cirugía llamada blefaroplastía.

En las personas jóvenes como él, que no tienen exceso de piel, la cirugía se hace por la parte interna del párpado sin dejar cicatrices externas visibles.

Esta cirugía se hace con anestesia local, un poco de sedante en la vena, y demora de 30 a 40 minutos en hacer. Los pacientes se van usualmente a la casa el mismo día y pueden regresar a trabajar a la semana. Los cuidados postoperatorios consisten en ungüento antibiótico, compresas de agua fría y mantener la cabeza en alto.

Miguel se operó y quedó muy complacido, al igual que cientos de personas se realizan esta operación.

Toda cirugía tiene riesgo de infección, sangrado, o demoras en la cicatrización pero siguiendo las instrucciones del médico al pie de la letra se pueden reducir estos riesgos al mínimo.

Si usted padece de bolsas debajo de los ojos, no demore el tratamiento, ya que tienen remedio, y recuerde que una visita anual puede salvar su visión y prevenir enfermedades.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario