En su tercer día en la Casa Blanca, el presidente Joe Biden detuvo un plan de la era Trump para reducir el precio de la insulina para los americanos de bajos recursos y que no tenían seguro médico. Fue parte de la nueva ola de la Administración Biden para hacer trizas todo lo relacionado con Donald Trump. Sin embargo, ese odio a ciegas tuvo un costo. En este caso, fue un precio más alto para los tratamientos que salvan vidas. Un costo que tuvieron que pagar los estadounidenses más necesitados.

Más de un año después, la Administración Biden y los demócratas en el Congreso aún no han cumplido su promesa de bajar los precios de la insulina para los más vulnerables en nuestro país. De hecho, están votando activamente en contra de los esfuerzos liderados por los republicanos que buscan hacer precisamente esto.

Te puede interesar

Un domingo en la mañana, todos los demócratas rechazaron una enmienda republicana para proporcionar insulina a $10 dólares por suscripción para cualquier persona de bajos recursos, incluyendo a las personas que no tenían seguro de salud. Voté que sí porque era algo de sentido común. Lo mismo hicieron todos los republicanos en el senado. Sin embargo, los demócratas rechazaron por unanimidad la medida.

Más tarde ese día, los demócratas y sus facilitadores en los medios de comunicación proclamaron: “Los senadores republicanos bloquearon un límite de precio para la insulina de $35 dólares”. “Los republicanos simplemente se declararon a favor de la costosa insulina”, declaró el senador Ron Wyden (D-OR). Esos comentarios son objetivamente falsos y totalmente engañosos. Los republicanos bloquearon una contra enmienda de los demócratas, está bien, pero al hacerlo se aseguraron que la insulina sea más asequible, no menos.

La gran propuesta de los demócratas fue limitar el precio de la insulina a $35 dólares. No es una gran oferta: es más del 300 por ciento de lo que los estadounidenses de bajos ingresos habrían pagado con la enmienda republicana. Es más, ese tope de precio arbitrario sólo se habría aplicado a individuos que ya están asegurados, dejando a algunos de los más vulnerables al margen. Sin embargo, lo más importante es que el plan de los demócratas habría hecho que la insulina fuera más cara a largo plazo.

Aunque todavía es demasiado alto para muchos estadounidenses, el precio de la insulina está cayendo. El costo neto anual por tratamiento con insulina disminuyó en un 20% entre el 2007 y el 2021. En la Florida, algunos inscritos en Medicare pagan tan solo $24 dólares por un suministro mensual del medicamento. Mientras tanto, con un seguro privado, el costo promedio de insulina del año pasado fue $23.19 dólares, más de $6 dólares por debajo de los niveles del 2018.

Esto está sucediendo debido a la competencia económica. Las compañías farmacéuticas y las agencias de seguros compiten por el precio más bajo para atraer a más compradores. La competencia continuará bajando el precio de la insulina a medida que pase el tiempo, a menos que el gobierno federal implemente intervenciones de mano dura, como controles de precios.

Si el Congreso ordenará una insulina de $35 dólares, ¿realmente pensamos que las compañías farmacéuticas seguirán compitiendo por el precio más bajo? Lo más probable es que vayan a lo seguro y se congreguen alrededor de ese monto de $35 dólares. Eso aumentaría los costos de insulina para la mayoría de los estadounidenses, no los reduciría.

Los controles de precios de los demócratas también habrían sofocado la innovación en la producción de insulina. En el 2020, la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el desarrollo de medicamentos genéricos de insulina. Con el tiempo, eso reducirá aún más el costo de la insulina. Pero las empresas invertirán menos en investigación y desarrollo de nuevos medicamentos por debajo del control de precios, porque habría menos incentivos para innovar.

Por el contrario, el plan republicano habría preservado la competencia en el mercado al tiempo que garantiza que las personas con mayor necesidad reciban el tratamiento que requieren. El hecho que los demócratas lo hayan rechazado muestra que les importa más mantener el apoyo de su base radical y ganar puntos partidistas en Twitter que ayudar a los americanos.

Si los demócratas tienen una propuesta seria para bajar los precios de los medicamentos, republicanos como yo nos sentamos en la mesa para hablar al respecto. Pero no nos entregaremos a la astucia política ni impondremos al pueblo medicamentos que son peores que la enfermedad.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.86%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.61%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
26908 votos

Las Más Leídas