Algo ha sucedido con respecto a conducir ebrio en el sur de la Florida y todos se rascan la cabeza tratando de descubrir por qué. No son malas noticias, de hecho, es todo lo contrario. Los arrestos por DUI o “manejo bajo influencia” han disminuido drásticamente en la ciudad de Miami y en el condado de Miami-Dade desde 2014.

De hecho, en 2017, solo 594 personas fueron arrestadas en la jurisdicción del condado de Miami-Dade, frente a un promedio de 1.500 dos años antes.

En Miami, el descenso no ha sido tan espectacular, pero sigue siendo muy significativo y lo suficientemente grande como para indicar que no es coincidencia. El número de arrestos se ha estabilizado alrededor de 320 en los últimos dos años después de una caída del 31% de hace algunos años.

No es que los bares y discotecas de Miami estén menos ocupados. Los residentes del sur de la Florida parecen estar bebiendo tanto como lo han hecho alguna vez. Entonces, ¿cuál es el secreto detrás de la caída en los arrestos por “manejo bajo influencia”?

La respuesta más plausible es que varios factores se han reunido para hacer que las calles de la región sean mucho más seguras y de paso dar un poco de alivio a las fuerzas policiales de Miami.

Se ha descartado que se deba a un mejor sistema de transporte público. La ciudad de Miami y el condado circundante son reconocidos por carecer del mismo.

Por su parte, el director de Madres Contra el Conductor Ebrio (MADD por su siglas en inglés, Mothers Against Drunk Driving), David Pinker, cree que se trata una mejor educación pública sobre los peligros de beber y conducir, de la aplicación más estricta de la ley, el cambio experimentado en las actitudes hacia la conducción entre los jóvenes y, quizás, más que nada, al espectacular aumento en el uso de los viajes compartidos.

Entonces, ¿puede la caída en el número de arrestos por conducir ebrio deberse a la existencia de Uber y Lyft? Al parecer es difícil de saber a ciencia cierta. No hay datos sólidos disponibles para decir si la adopción del transporte compartido está definitivamente relacionada con una menor conducción en estado de embriaguez. La mayor parte de la evidencia hasta ahora es anecdótica.

Según una investigación de la Universidad de Pensilvania, se produjo un descenso en los arrestos por DUI al mismo tiempo que se surgió el fenómeno de los viajes compartido. Y se observó que la cantidad de arrestos por “manejo bajo influencia” aumentó o disminuyó en la medida que ese servicio cesó o se reanudó.

En Reno, Nevada, esta tendencia no ve cumplió. Los investigadores especularon que esto podría deberse a que muchos de los bebedores de Reno eran turistas y usaban taxis o transporte público.

La respuesta a la interrogante que hoy nos ocupa puede ser que la generación que hoy más asiste a fiestas y bares esté menos entusiasmada con la conducción. Los millennials están más familiarizados con las aplicaciones de la economía compartida y la tecnología móvil en general. Es probable que ni siquiera piensen en conducir después de ingerir bebidas alcohólicas, al tener la posibilidad de usar Uber y Lyft. Algunos millennials incluso han expresado que no se molestarían en comprar un automóvil, aun teniendo licencia para conducir.

Una joven dijo que muchos de sus amigos descubrieron que compartir un viaje en Uber a $ 5 cada uno era mucho más barato que usar el transporte público o un automóvil. Sobre todo, mucho más fácil y seguro.

MADD aparentemente ha estado trabajando con Uber durante los últimos dos años para difundir el mensaje en Miami que compartir un viaje es una alternativa sensata para regresar a casa después de beber alcohol.

La caída en arrestos por “manejo bajo influencia” es algo para celebrar, pero no ha desaparecido del todo. Recuerde que todavía puede ser arrestado si maneja ebrio.

Y aunque a menudo estos arrestos son controvertidos por la inexactitud de los controles, el mejor consejo para cualquier residente de Miami es evitar beber y conducir.

Y si le arrestan por DUI, seguramente necesitará un abogado experimentado y efectivo para representar sus intereses legales. Llame al abogado criminalista y especialista en arrestos por “manejo bajo influencia”, Albert Quirantes al 305-644-1800.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas