En mi show dranancy.com hablamos sobre los Sanky Panky (prostitutos dominicanos) con nuestro gurú del sexo, mi querido profesor Dr. Rafael García Álvarez. Lo último que hicimos juntos fue hablar sobre el “cocomordan”, y se convirtió en viral.

El Dr. García nos habló del estudio que llevaron a cabo sobre los Sanky Panky, con financiamiento de Canadá. Perseguían saber si estas relaciones eran un riesgo para la infección del VIH y si usaban condones para prevenirla.

Te puede interesar

Santo Domingo, en esa época, era un sitio de turismo sexual. Todo turista que va a otro país, siempre tiene la fantasía de tener sexo con un local. Hoy existe esta forma de prostitución en diversos países como Barbados, Jamaica, República Dominicana y en todo el Caribe.

Los Sanky son chicos de playa: nadan bien, hablan dos o tres idiomas, bailan de maravillas, etcétera. En principio, solo tenían sexo de un día con hombres, y le cobraban. Después, empezaron a tenerlo con mujeres. Se envolvían con la turista, con el fin de casarse y recibir dádivas. A veces no le cobraban. Perseguían a “las viejas”, pero, cuando le preguntamos de cuál edad, dijeron “34 años o por ahí".

Ellos elegían mujeres “pálidas”, que no hubieran cogido sol, recién llegadas a la playa, y sin compañeros. Eran dulces, amables, con buenos modales, seductores… y podían tener hasta “cinco coitos” en una noche.

Se ocupaban de las turistas, trataban de establecer una relación. Le buscaban sillas en la playa, le compraban cervezas (con el dinero de ella). Empezaban a acercarse para establecer un vínculo afectivo. Las llevaban a las discotecas, y ahí el Sanky Panky empezaba a seducirla.

Sus destrezas las usaban al máximo, rozándolas, pegándose, bailando, persiguiendo excitarla. No se la llevaba a la cama esa noche, pero ya empezaba una relación. Usaba el baile para seducir y tumbar resistencia. Después de unos días, le daba un alcohol bastante fuerte para derrumbar su resistencia. De ahí su nombre: “rompe creta”.

En la cama, el Sanky se esmeraba en explorar la sexualidad de estas mujeres, sobre todo, las del sexo oral. Por ejemplo, con la pulidora o el abejón. No es más que sexo oral a muy alta velocidad, y con un ruido que parecía un abejón. Y las mujeres se volvían locas de placer. Los gritos eran terribles. La policía llegaba y pedía que abrieran la puerta, que estaban matando a esa mujer. El Sanky respondía que la estaba “matando de placer”.

El Sanky no cobraba a la turista. Si necesitaba dinero, se ponía triste. Y cuando ella preguntaba qué pasaba, él decía que tenía problemas. La turista entonces le daba dinero “sin él pedirlo”.

La finalidad del estudio es bajar la resistencia al uso del condón, para que el sexo sea seguro y así disminuyan las infecciones sexuales.

www.NancyAlvarez.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.38%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
53114 votos

Las Más Leídas