Quizá sea una expresión obligada por el subconsciente, pero por estos días se hacen más repetidas las frases: "estamos de vuelta", "operación retorno", "luz al final del túnel", "se aplana la curva", "los tiempos de la desescalada" (un término nuevo que la pandemia introdujo) y, en fin, llenaríamos páginas con los clichés que el planeta usa para darse aliento en medio de esta nueva normalidad, que para muchos sigue siendo anormalidad.

La economía del planeta y la necesidad humana de auto estimularnos (y no lo entiendan mal) nos lleva a auto engañarnos. Sobre las mesas de trabajo del mundo están las teorías de los optimistas y las de los realistas, inclusive las de los amantes a las teorías conspirativas.

Te puede interesar

Los fríos números con que se mide la pandemia, según dos fuentes muy serias como son la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Hospital Johns Hopkins, nos muestran un panorama distinto y lejano del optimismo con el que gobernantes y dirigentes deportivos nos pretenden engañar.

Hablo en especial de dirigentes deportivos porque es el tema que más nos ocupa desde nuestra trinchera periodística. El comienzo fue lleno de expresiones y caras circunspectas que nos invitaban al recogimiento, al voluntario primero y después, en muchos lugares, obligatorio confinamiento para cortar las líneas de contagio. Muy solidarios todos pensaron que el problema estaría resuelto en dos semanas y por eso su inicial entusiasmo.

El tiempo fue pasando y llevamos casi tres meses de economía detenida y un planeta confinado que desde los hogares lucha contra el microscópico enemigo que nos acecha. Se les acabó la solidaridad a muchos (no todos) políticos y dirigentes. Es más fuerte la necesidad de producir que la de vivir y el discurso fue cambiando, queriendo torcer las matemáticas y la fría estadística de la realidad.

Esto es lo que parece el escenario de hoy. En algo menos de tres meses las cifras de enfermos y muertes se han cuadruplicado, pero la curva se está aplanando. ¿Es cierto que se están haciendo más pruebas, pero en dónde está el descenso?

Fácil, en la necesidad de producir, en alcanzar las metas trazadas y en la recuperación de las cifras ya vendidas fundamentalmente en el deporte. Por eso hablamos de “regreso” no importa el precio que paguemos.

El fútbol vuelve, porque vuelve. El dinero de la tele en las grandes ligas de Europa no se puede perder y aunque con protocolos muy exigentes se va a regresar a un nuevo mundo. La materia prima sin duda es el deportista, pero el eje social del deporte es el aficionado, además de ser quien paga directa e indirectamente buena parte del espectáculo.

Un deporte sin aficionados en los escenarios es muy triste como lo hemos visto en la Bundesliga. El fútbol y el deporte no pueden ser en privado, pero debemos entender que en este momento es la única salida para que se autorice la “operación retorno”.

Con ese mundo nos vamos a encontrar en breve. Aficionados reemplazados por retratos, la euforia natural convertida en una banda sonora de ambientes fabricados, el juego de contacto evitando el contacto y la emoción del gol dejara de ser plural. No abrazos, no besos, no gritos. Misión imposible… En los deportes, la emoción y los estados de ánimo son parte del “libreto”.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas