I

Se juegan los cuatro minutos de descuento en el segundo tiempo. Felipe VI mueve su mirada en derredor, como si quisiera evadir lo que ocurre sobre la cancha. La selección de Rusia, sin muchas credenciales para derrotar a España, se le plantó en el terreno de juego.

Después de la actuación de los españoles, en el debut frente a Portugal, empataron a tres, su juego ha sido zigzagueante, poco imaginativo. Es como si no pudieran desprenderse del fantasma de Brasil 2014. Allí fueron eliminados en la fase de grupos, debacle resumida por Andrés Iniesta al asegurar: “Hemos estado en lo más alto y ahora estamos en lo más bajo”.

Si los partes meteorológicos auguraron intensas lluvias, hasta granizos, la granizada caía sobre el once de Fernando Hierro. Su único gol fue obra de la mala fortuna rusa. Resultado de un golpe de pierna de Ignashévich, mientras forcejeaba, frente a la puerta, con Sergio Ramos.

Una jugada infantil de Gerard Piqué en el área, al saltar y bloquear con su mano izquierda el balonazo de Dzyuba, fue decretada penal por Björn Kuipers. El árbitro holandés ni siquiera apeló al VAR para ratificarlo. El propio Dzyuba, desde los once pasos, pateó a la derecha de David de Gea para empatar 1-1.

Finalizó el primer tiempo, corrió el segundo, y aún cuando era evidente el dominio de los españoles, no trascendían el empate, frente a una selección mediocre, sin estrellas, pero capitalizando a una España que, si dominó el balón, no el juego.

La cancha exigía una “revolución de Hierro”, pues solo Isco mostraba destellos de buen fútbol. Asencio no justificó enviar a la banca a Iniesta, Koke no secundó a Busquets. El juego entre Ramos, Piqué, Nacho, Busquets, Isco, Asencio, Silva, Alba, Busquets, era fácil de radiografiar.

Los rusos apostaron por un planteamiento rústico, de contención, y confiaron en llegar a los penales. Una suerte de ruleta rusa, aplicada al fútbol, donde los ibéricos intentarían salvar el honor.

El desempeño español parecía marcado por “la maldición de Lopetegui”. El técnico expulsado de la selección, al exponer Florentino Pérez, que será el reemplazo de Zinadine Zidane en el Real Madrid.

En la ronda de penales, David de Gea, vapuleado por la prensa especializada y la hinchada española, tras su errática jugada en el partido frente a Portugal, poco pudo hacer. Se reafirmó que los penales no los detienen los porteros, sino los fallan los tiradores. Iago Aspas arrastrará la maldición de errar el penal de la muerte, quinto lanzamiento, siendo secundado por Koke Resurrección, tercero. Convirtiéndose la “Furia Roja”, junto a Italia, con tres, en una de las selecciones con más tandas de penales perdidas en mundiales. El portero ruso Igor Afinkeev, héroe ruso, jamás olvidará la noche del 1 de julio del 2018, en el Estadio Luzhniki, en Moscú.

La armada española volvió a ser hundida. Fue la debacle de la generación de oro. Ya se habla de un estilo de juego obsoleto, del fin de una era, del cansancio físico y mental de los jugadores, o hasta se asegura que el factor suerte, terminó por abandonar a los españoles.

II

Llegamos al partido entre Dinamarca y Croacia. El segundo de octavos de final este domingo. Los croatas estaban rodeados por una aureola de favoritismo, aunque el juego entre España-Rusia, removió el cimiento a los pronóstico.

A dos décadas de alcanzar las semifinales en Francia 1998, los croatas pretenden reeditar aquella historia. Poseen una generación de estrellas lideradas por Luka Modrić e Ivan Rakitić. Dinamarca intentó imponerse con su solidez defensiva, con el gran Kasper Schmeichel en la puerta, un centro encabezado por Simon Kjaer y Andreas Christensen, unido a una estrella como Christian Eriksen, quien juega con el Tottenham.

Los daneses arremetieron contra la puerta croata en el primer minuto. Mathias Jorgensen anotó, a los 55 segundos, el gol más rápido de esta Copa del Mundo. Pero Mario Mandzukic ripostó, a los cuatro minutos, para empatar 1-1.

Si el juego en el primer tiempo y el suplementario, estuvo sumido en un equilibrio, aunque por momentos monótono, el período extra mostró un excelente nivel futbolístico.

En el minuto 114 fue impresionante el pase de Rebic a Modrić, quien buscó la puerta danesa. Venció a Schmeichel y cuando se dispuso a disparar, fue derribado por Jorgensen. Se decretó penal. El propio Modrić lo fue a cobrar, disparando a la derecha de Subasic, rasante, quien terminó abrazado al balón, salvando a los daneses.

Los penales quisieron volver a definir el desenlace en la tarde de domingo. Croacia tendría ante sí a Peter Schmeichel, uno de los galácticos en este mundial, y los daneses a Danijel Subasic.

Lanzó Ericksen por Dinamarca y se la sacaron de puños y falló Badelj, por Croacia. Anotaron Bjaer, el capitán danés; Kramaric, por los croatas; Krohn-Dehli por los daneses; Modric, por Croacia; a Schone, Subasic le paró el disparo; le detienen el tiro a Pivaric; lanzó Jongensen, empatando 2-2; mientras Rakitic marca el 3-2, que clasifica a Croacia a cuartos de final.

Aun cuando no jugó a la altura en que lo hizo en la fase de grupos, Croacia discutirá frente a Rusia, el pase a una de las semifinales del mundial.

III

Los partidos de este lunes enfrentarán a Brasil-México y a Bélgica-Japón.

El “Scratch du Oro” es el favorito para estar en cuartos de final. Pero un entendido como Cesar Sampaio, asegura, que “si Brasil no juega al máximo de su capacidad, pudiera quedarse fuera de la Copa del Mundo”, al tiempo que agregó: “México jugará al error de Brasil, como lo hizo en el juego frente a Alemania” y sentenció: “El favorito es Brasil, por el plantel que posee y por ser la selección que tiene más títulos del mundo. Pero eso termina cuando el juego comienza”.

Bélgica muestra, lo que muchos consideran, la mejor generación futbolística de la historia. Su objetivo es, por lo menos, igualar las semifinales de México 1986. Japón comenzó venciendo a Colombia, pero le siguió un mundial gris.

Aun cuando mis predicciones, sufrieron la eliminación de España este domingo: Brasil y Bélgica deberán enfrentarse en cuartos de final.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario