Todos los que me conocen saben que adoro a Miami, la afamada ciudad mágica, pero aborrezco su tráfico.

Muchos de los que residimos en esta ciudad cosmopolita compartimos las mismas frustraciones como los altos peajes, el número de automóviles en las carreteras, las interminables obras de construcción y, por si fuera poco, aquellos que están siempre conectados en sus teléfonos celulares mientas conducen sus vehículos.

Te puede interesar

El Estado de la Florida aprobó una ley que prohíbe textear mientras conduce. La ley HB 107, la cual entró en vigor a principios de este mes, le permite a la policía detener a conductores que estén “texteando” e imponerles multas que inician en 30 dólares por la primera infracción y suben a 60 dólares más los costos procesales si hay reincidencia. Además, establece que los conductores no puedan hacer uso del teléfono celular u otro dispositivo móvil cuando transiten por zonas escolares o donde haya personal trabajando.

De esta forma, la Florida se suma a otros 47 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico, las Islas Vírgenes estadounidenses y Guam, donde ya está prohibido textear mientras conduce.

No hay duda de que la tecnología se ha convertido en parte esencial de la vida cotidiana. Si bien es cierto que tiene sus ventajas, también sus desventajas. Por ejemplo, expertos aseguran que muchos padecen de nomofobia, término que se refiere a la ansiedad o miedo irracional a quedarse sin acceso a un teléfono celular. Y sienten una necesidad innata de estar conectados en todo momento, incluso cuando están al volante, algo que puede resultar fatal.

Nuestros oficiales electos, compañías, organizaciones, la comunidad en general reconocen la necesidad de detener este problema. Recuerdo, hace varios años las principales empresas de teléfonos celulares del país se unieron a cientos de organizaciones para respaldar la campaña de publicidad #ItCanWait o #PuedeEsperar que tenía como objetivo concientizar a la población de los peligros de “textear” y conducir.

Hoy en día, estudios revelan que textear mientras conduce se ha convertido en toda una epidemia y es la primera causa de accidentes de tránsito. Desafortunadamente, los jóvenes son los más vulnerables. Algo que como educador me preocupa mucho.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) señala que los conductores jóvenes tienen una tasa mayor de fatalidades. Entre los factores de riesgo se encuentran el manejar a exceso de velocidad, no usar el cinturón de seguridad, y se distraen fácilmente con dispositivos móviles ya sea enviando mensajes de texto, leyendo, o hablando por teléfono, provocando graves accidentes automovilísticos.

En Miami Dade College siempre tratamos de poner nuestro granito de arena. Cada verano, el Campus Norte se convierte en escenario perfecto para el aprendizaje de destrezas y técnicas avanzadas para evitar accidentes y situaciones peligrosas en la carretera. Los jóvenes participantes reciben clases teóricas y entrenamiento práctico. También son elegibles para un descuento en sus seguros automovilísticos, algo que beneficia el bolsillo de sus padres.

Recuérdelo siempre, la seguridad es primordial. Si está conduciendo, preste atención, deje el teléfono a un lado, todo puede esperar, su vida y la de otros quizás dependa de ello.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas