miércoles 10  de  julio 2024
OPINIÓN

Ver aprobada una propuesta de ley que sanciona a un régimen déspota

Al convertirse en ley, el NICA Act le hace saber al déspota de Ortega que sus abusos a los derechos humanos del pueblo nicaragüense y la falta de libertad de expresión no serán tolerados
Diario las Américas | ILEANA ROS-LEHTINEN
Por ILEANA ROS-LEHTINEN

Después de muchos meses luchando en la Cámara de Representantes y el Senado, logramos aprobar el NICA ACT, que rápidamente el presidente Trump firmó.

Este gran proyecto bipartidista es un recordatorio de que los Estados Unidos se une al pueblo nicaragüense en su lucha en contra del dictador Ortega y su régimen.

Al convertirse en ley, el NICA Act le hace saber al déspota de Ortega que sus abusos a los derechos humanos del pueblo nicaragüense y la falta de libertad de expresión no serán tolerados.

Esta legislación fue posible con el apoyo de los senadores Bob Menendez (D-NJ), Ted Cruz (R-TX), Marco Rubio (R-FL), y Patrick Leahy (D-VT), al igual que los representantes Eliot Engel (D-NY) y Albio Sires (D-NJ).

Desde mi primer día en 1989 como representante, la política exterior ha sido una de mis prioridades legislativas. Como cubana exiliada, fui testigo de las atrocidades del régimen de Castro y desde entonces mi enfoque ha sido luchar en contra de quienes oprimen y golpean a sus pueblos. Es nuestro deber, como nación libre y democrática, apoyar a los que valientemente alzan sus voces clamando libertad.

En mis casi 30 años en el Congreso he apoyado a los pueblos que reflejan los mismos valores que los EEUU, y a los pueblos y grupos quienes son abusados por nuestros enemigos. Mientras reflexiono sobre mis años como congresista, pienso en mis acciones y los países que he intentado apoyar con mi labor. Pienso en Taiwán, que es un ejemplo de sociedad libre y democrática, que continuamente lucha contra la agresión de China. He apoyado arduamente el intercambio económico y cultural entre los Estados Unidos y Taiwán.

Reflexiono sobre la gran nación israelí, que en medio de tantos países del Medio Oriente que desean destruirla, prospera y persevera a través de los años.

También he tenido el honor de apoyar fondos para que Israel pueda defenderse de quienes quieren hacerle daño y quienes han sido claros que no pararan hasta que Israel deje de existir.

Pero, quizás aún más, pienso en Cuba, mi país natal, que desde hace casi seis décadas no ha tenido elecciones democráticas, ni libre expresión, ni derechos humanos. En la isla siguen siendo abusados los opositores, las Damas de Blanco son golpeadas todas las semanas y el pueblo continua sin libertad ni libre expresión.

Aun con el nuevo títere de Diaz-Canel continúan las mismas atrocidades de los Castros. Siempre he hecho todo lo posible por lograr libertad, democracia y libre expresión a Cuba.

Todavía queda mucho trabajo por hacer, pero la labor debe continuar con cada uno de nosotros. Como miembro del Congreso, maestra, ciudadana privada o cualquier capitulo que me espere en la vida, seguiré luchando por una Cuba libre.

Ha sido el honor más grande de mi vida profesional luchar por la democracia que tanto falta en el país que nací y en otros del mundo. Al finalizar mi tiempo como miembro del Congreso, me siento muy complacida que una de las últimas acciones haya sido ver aprobada una propuesta de ley que sanciona a un régimen déspota.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar