¿Cuántos vinimos a Estados Unidos o somos hijos de personas que vinieron en búsqueda de la libertad y el ejercicio del derecho al voto? Elegir un gobierno que nos represente y votar sobre las leyes que nos impactan son derechos que muchas personas en el mundo no pueden ejercer. Por eso es tan importante saber cuáles son nuestros derechos y responsabilidades como votantes. Debemos ejercer el derecho al voto con responsabilidad y conciencia.

En preparación para las elecciones primarias y referéndums especiales, que se celebrarán el próximo 30 de agosto, es necesario repasar lo que cada votante debe saber para mantenerse informado y proteger su voto.

Es nuestro deber cívico ejercer y darle valor a esta herramienta democrática. El voto es la expresión más clara del poder que tenemos nosotros como ciudadanos.

Esto es muy importante porque nos jugamos el porvenir, el futuro de nuestra comunidad y nuestras familias.

Tristemente, hay muchas personas que durante épocas electorales buscan cometer fraude al aprovecharse del votante que no tiene mucho conocimiento del proceso. Esto ocurre con frecuencia, especialmente con el voto ausente.

El asunto del fraude electoral y las boletas ausentes es un tema del cual yo he hablado en muchas ocasiones, ya que creo que es un problema muy serio. A través del voto ausente es que vemos la mayoría de los casos de fraude electoral. Mi oficina ha sido exitosa con el grupo de trabajo contra el fraude electoral, que formé hace un tiempo.

Mi grupo cuenta con más de 40 agentes de policía de siete agencias del orden público. Este grupo ha investigado denuncias de todo tipo de fraude electoral, derivado de las elecciones primarias y generales.

Hemos entrevistado a candidatos, funcionarios electos, activistas comunitarios, votantes y numerosos ciudadanos que han hecho denuncias.

Las investigaciones que ha llevado a cabo nuestro grupo de trabajo demuestran sólo uno de los varios esfuerzos para atacar el fraude electoral. Otra táctica que estamos usando para combatir el fraude es la educación.

Por ejemplo, mi Unidad de Servicios comunitarios, en conjunto con el Departamento de Elecciones, hace presentaciones en todas las localidades del Condado, antes de cada elección, para informar al público sobre cómo proteger su voto. Sin duda, este tipo de educación es fundamental.

También, hay cosas que ustedes mismos pueden hacer para preservar su voz y su voto.

•             Si no tiene acceso al Internet, siempre pida su boleta ausente por teléfono al Departamento de Elecciones al número telefónico 311, o si desea, la puede pedir en persona.

•             Cuando la reciba, no permita que nadie, excepto un familiar o un amigo de mucha confianza, le ayude a llenar su boleta.

•             Cuando esté completa su boleta, deposítela en un buzón del correo.

•             Nunca le dé su boleta ausente a un desconocido.

•             Si por alguna razón usted quiere que su boleta la entregue otra persona que no sea usted, recuerde que esa persona tiene que tener un poder o “affidavit” en la mano con su firma y otros datos importantes.

Acuérdense que es un delito mayor marcar una boleta o firmar el nombre de otra persona en una boleta. También, tener más de dos boletas ausentes, de otras personas, es considerado una violación del código del condado y es un delito menor.

Les urjo que reportar cualquier sospecha de fraude a la línea telefónica de la Unidad de Corrupción Pública de mi oficina al 305 547 3300.

Yo y el personal de mi oficina intentan asegurar que la integridad del voto de cada ciudadano se mantenga en todas las elecciones que se lleven a cabo en nuestra comunidad.

Recordemos que votar es un privilegio y una responsabilidad muy seria. Ejércelo.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario