MIAMI.-LAURA RIVERA
lrivera@diariolasamericas.com
@lauritrw

Joan Cwaik es un joven argentino que con apenas 25 años ya es uno de los emprendedores tecnológicos más reconocidos de su país. Y no sólo eso, actualmente es gerente de marketing para Latinoamérica en la firma Maytronics, es profesor universitario, consultor, productor, autor, y conferencista de grandes ligas, pues ya ha disertado en el famoso TEDx y en eMerge Americas, en Miami, donde expuso en un panel la semana pasada. Aprovechando su paso por la ciudad, visitó la redacción de DIARIO LAS AMÉRICAS y respondió a las siguientes preguntas:

Joan, en cuanto a robótica doméstica, ¿cuáles son los últimos adelantos del mercado en este ámbito y qué se verá en los próximos 20 años?

La robótica doméstica [vinculada al uso en el hogar] es una de las ramas que promete crecer más en un corto y mediano plazo. Hoy tenemos desde robots que limpian piscinas, que aspiran, que cortan el césped o limpian vidrios, hasta robots que son asistentes de personas discapacitadas y robots que sirven de mascotas.

La robótica tiene tendencias que son muy fuertes. Se proyecta que en los próximos 15 años, el 40% de las tareas que son realizadas por seres humanos van a ser reemplazadas por robots. Es decir que cuatro de cada diez empleos van a ser realizados por autómatas. Todo esto va a producir un quiebre en el concepto que tenemos de trabajo, en las relaciones sociales y en los modelos económicos que se producen.

Joan Cwaik. (CAPTURA DE VIDEO/Youtube)

La verdad es que la robótica es una tecnología muy prometedora que va a crecer mucho en los próximos cuatro años, o sea que en el 2020 significará un 20% de la industria y un negocio de más o menos 11.000 millones de dólares.

¿Podrías darnos otros ejemplos de tecnologías que ya están cambiando los trabajos tradicionales, la economía y los hábitos culturales?

La impresión 3D es una tecnología que promete “democratizar” la producción. Se proyecta que en el 2025 el 50% de la producción industrial va a estar vinculada a técnicas de manufactura aditiva, a la impresión 3D. La realidad virtual y la realidad aumentada están cambiando las formas en las cuales generamos y construimos contenidos en forma abismal, generando un nuevo lenguaje cinematográfico, generando nuevas formas de consumir medios de comunicación.

El “bitcoin” es una tecnología que promete cambiar drásticamente cómo concebimos la economía y el dinero, es este intercambio par a par sin que intermedie un tercero en la relación de valor.

Los drones, los autos autónomos también prometen cambiar y revolucionar las ciudades del futuro. Con ellos nace el concepto de “smartcities”.

Y hay un montón de otras tecnologías llamadas hoy en día “tecnologías disruptivas” porque prometen irrumpir nuestras vidas cotidianas de forma brusca y a un corto y mediano plazo. Y en esa irrupción van a cambiar drásticamente la forma en la que concebimos nuestra vida cotidiana, los negocios, las empresa, las relaciones sociales, etc.

La gran pregunta es ¿qué futuro tienen los trabajos de hoy? ¿Cuáles sobrevivirán y cuáles no ante este avance tan abrupto de la tecnología y la robótica?

La robótica hoy en día sigue siendo en patrones binarios, ceros y unos, donde siempre uno más uno es igual a dos, entonces las tareas vinculadas a la creatividad, a la comunicación y al uso creativo de información van a seguir estando en las manos de seres humanos.

Un robot todavía no tiene las habilidades artísticas, emocionales y creativas de un ser humano. Entonces, en esta transición las tareas más operativas, de manufactura industrial, ya hoy en día la robótica las puede hacer muy bien, e incluso de forma más eficaz que un ser humano porque la performance de la robótica es decenas de veces superior que la del ser humano.

¿Cuáles son las carreras, oficios o profesiones que se van a perder?

Hoy en día estudiamos carreras universitarias que en los próximos cuatro o cinco años van a quedar inhabilitadas, y trabajos que ya no van a ser más requeridos por el mercado. Por ejemplo, el traductor público, el bibliotecario, las personas que hacen ensambles en fábricas, las personas que trabajan manejando vehículos… podrían ser fácilmente reemplazadas por robots. 

Cuando yo hablo sobre estos temas, la gente me pregunta si todos nos vamos a quedar desempleados, pero a mí me gusta dar vuelta a la pregunta y preguntarnos qué habilidades tendríamos que desarrollar en los próximos años para poder convivir con máquinas más inteligentes. Porque el proceso de aquí al futuro no tiene marcha atrás, y tenemos que pensar en cómo poder convivir y aprovechar de forma más crítica y consciente todas estas tecnologías disruptivas. 


LEA TAMBIÉN:

 

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas