SYDNEY.- El multimillonario Elon Musk quiere llevar al hombre a Marte en 2024 con su compañía espacial privada, SpaceX, según anunció hoy durante el Congreso Internacional de Astronaútica celebrado en Australia.

SpaceX desarrollará un cohete llamado "Big Fucking Rocket" (BFR, cohete jodidamente grande) con el que quiere enviar en 2024 una nave espacial tripulada con capacidad para hasta 120 personas al Planeta Rojo.

Dos años antes, en 2022, la compañía fundada por Musk pretende enviar dos naves de carga con el material necesario para que las misiones humanas puedan contar con electricidad y sistemas de soporte vital, indispensables para la supervivencia.

"No es un error tipográfico. Aunque es ambicioso", dijo Musk en referencia a la fecha de 2022, dentro de sólo cinco años. Dos años después llegaría la primera nave tripulada y a partir de ahí continuaría la colonización de Marte.

Los planes de Musk para Marte no son totalmente nuevos, puesto que hace un año ya anunció que pretendía llegar a Marte y establecer una colonia.

Según el magnate, el cohete BFR también podría volar a la Estación Espacial Internacional (ISS) y para un futuro proyecto de establecer un pueblo en la Luna.

"El futuro será mucho más interesante si somos una especie multiplanetaria que si no lo somos", dijo Musk ante las cerca de 3.000 personas que asistieron a la conferencia.

El BFR medirá 100 metros de alto, tendrá 31 motores y podrá transportar más de 4.000 toneladas. La nave espacial medirá 48 metros de alto y contará con 40 cabinas con capacidad para tres personas cada una.

Marte se encuentra a una distancia de entre 56 y más de 400 millones de kilómetros de la Tierra, dependiendo de las distintas velocidades en las órbitas de los planetas.

La primera nave comenzará a construirse a mediados del próximo año y su coste podría reducirse reutilizando partes y mejorando la tecnología. "Es una locura que construyamos esos cohetes sofisticados y que luego los estrellemos", dijo Musk, cuya empresa trabaja desde hace tiempo para conseguir reutilizarlos.

Además, Musk cree que esa misma tecnología puede adaptarse para el transporte entre grandes ciudades en la Tierra. El BFR podría viajar hasta a 27.000 kilómetros por hora, lo que supondría que el viaje más largo en la Tierra duraría menos de 30 minutos.

Según algunos expertos presentes en el Congreso de Aeronáutica, los planes de Musk no son imposibles.

"Parece que el núcleo de la nueva aproximación de Musk es reutilizar y reciclar. La ciencia necesaria es realista", apuntó Charley Lineweaver, profesor asociado de ciencias de la Tierra en la Universidad Nacional Australiana.

"La parte no realista -la que nos retiene- siempre ha sido encontrar la voluntad política para invertir en el espacio", añadió.

"El plazo es ambicioso, pero no parece imposible", afirmó la profesora de Física y Astronomía Jasmina Lazendic-Galloway, de la Universidad Monash.

Por su parte, la compañía espacial estadounidense Lockheed Martin anunció durante el congreso planes para establecer una estación espacial para seis personas en la órbita de Marte en 2028.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario