Furbo es una cámara pensada para quienes tienen perro, que se conecta a la red doméstica y permite ver desde la distancia qué hace la mascota.

Apretando un botón en la app el dispositivo lanza además "golosinas" para el perro. Para las horas de oscuridad hay un modo nocturno y si el animal ladra durante mucho tiempo, el smartphone recibe una notificación. El dueño puede hablarle al can además de verlo. Se vende por unos 200 euros (o dólares en EEUU).

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario