Embed

El disidente cubano Alfonso Roque Monteagudo formaba parte de un grupo de once migrantes que fueron rescatados cerca de las Islas Caimán luego de seis días de naufragio.

Ante la intención de las autoridades de deportarlo a la isla, el opositor al régimen cubano decidió coserse la boca y, al ver su reacción, lo enviaron directamente a un hospital.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario