Embed

Un nuevo estudio de la Universidad de Alabama en Birmingham halló que quienes pasan tiempo al aire libre experimentan beneficios tanto físicos como mentales. Uno tiende a relacionar el estar al aire libre con la actividad física, pero no hace falta salir a correr para transcurrir unos minutos afuera. Dedicar un rato al día para entrar en contacto con la naturaleza, hace que pensemos mejor y que nos cansemos menos. Simplemente sentarse en un banco o dar un paseo sin prisas, puede mejorar tu salud significativamente. Estar al aire libre por tan solo 20 minutos proporciona reducción del estrés y recuperación de la fatiga mental.

Te puede interesar

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario