MIAMI.- A 117 años del nacimiento de la República de Cuba, el 20 de Mayo de 1902, la fecha sigue siendo una asignatura pendiente para cubanos de dentro y fuera de la isla. Tomás Estrada Palma, el primer presidente cubano, tomó el poder, en un momento que marcaría la historia cubana, pero no aparecería con esa connotación en los libros publicados después de 1959. La llamada revolución cubana se había adjudicado la capacidad de convertir a Cuba en un territorio independiente, borrando de cierta manera lo ocurrido en 1902.

Para Frank Mora, director del Centro para América Latina y el Caribe Kimberly Green de FIU, y exsubsecretario de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental, aquel 20 de mayo marcaría un antes y un después en torno a la independencia tan ansiada durante las luchas en la segunda mitad del siglo XIX.

Te puede interesar

Como señaló Mora, “hubo dos guerras, dos intentos donde el cubano buscaba su independencia. En el segundo intento lo logró, después de casi la destrucción de la isla, mucho sufrimiento, y haber logrado esto es un avance importante”.

“Pero como todo país quiere su independencia, todo está lleno de muchas esperanzas e incertidumbre de lo que va a venir después: formar un estado, una nación. Después de haber sido una colonia por siglos, el reto siempre fue crear un estado después de siglos de ser colonia, después de dos guerras sangrientas, y por eso fue un proceso complicado”, explicó el profesor.

Con el gobierno de Estrada Palma terminaba finalmente la ocupación estadounidense, aunque quedaba detrás el halo de la Enmienda Platt. La bandera cubana fue izada por primera vez en el Palacio de Gobierno y para muchos mambises fue la culminación de una intensa temporada de enfrentamientos.

En este sentido, el doctor Mora recalcó que “uno no debe olvidar el rol que Estados Unidos tuvo, no solo en las guerras, sino en las décadas posteriores. La lucha no fue solo por la independencia, sino para crear un estado en que el cubano se sintiera parte de la República, y eso duró hasta la revolución. Quizás esos temas pendientes que quedaron de la República produjeron de cierta forma la revolución”.

“Con la Enmienda Platt, todo el debate para la constitución fue muy complicado, muchos sintieron en ese momento que no habían adquirido todo por lo que habían luchado, que era una República o una soberanía cuestionada. Así fue hasta 1933, y utilizo el 33 porque es el momento en que la Enmienda Platt sale de la constitución. Está la revolución contra Machado, que esa es la segunda revolución. La primera era por la independencia, la segunda en el 33. En algún punto, cuando se fundó la República, la idea era poder hacer lo que no habían hecho antes, y ahí comienza otro proceso también con sus complicaciones”, añadió Mora.

En torno a la manipulación histórica a partir de 1959, el profesor aludió a esta estrategia como una práctica común de los regímenes autoritarios.

“Lo que hacen las revoluciones, y no solo la cubana, es tratar de destruir el pasado, y lo que le hicieron al monumento de Estrada Palma no era tanto por él, sino para destruir lo que la revolución pensaba que era todo lo corrupto, lo malo. Eso se ve en muchas revoluciones en el mundo”, enfatizó.

Asimismo, sobre la polémica figura de Estrada Palma, alegó que el primer presidente de la República “cometió un error en el término de básicamente pedir que Estados Unidos interviniera más, que introdujera a los militares”.

“Por razones que tienen que ver con la reelección, llama a los Estados Unidos para solucionar una crisis inmediata. Eso lamentablemente ocurrió demasiado en Cuba, en el sentido que cuando había una crisis política el que arbitraba era Estados Unidos. Eso creó un problema institucional en Cuba, lo que se dice una ‘mentalidad Platt’: el político podía actuar irresponsablemente porque al final EEUU venía a salvar o a arreglar la crisis. Lamentablemente Estrada Palma comenzó ese proceso”, agregó.

La Historia nunca ha sido en blanco y negro. Estrada Palma fue un hombre de su tiempo y como tal actuó. Si bien el primer presidente de la República cometió errores y asumió un gobierno que dependía en cierto modo de EEUU, por otro lado fue un defensor de reformas sociales y tomó el mando de un país devastado por la guerra.

Como ha apuntado Mora sobre el primer presidente, “indiscutiblemente jugó un papel muy importante. Trató, por su experiencia en educación, de crear realmente una nación, y eso es importante; no debemos subestimar el esfuerzo que tuvo. Enfrentaba una crisis política, era muy difícil gobernar, y así fue por mucho tiempo en Cuba”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas