MANAGUA.- Sandinistas y opositores al Gobierno de Daniel Ortega acordaron este lunes poner un alto a la violencia en la ciudad natal del héroe nacional y referencia sandinista, Augusto C. Sandino, tras los enfrentamientos de anoche que causaron varios heridos en los municipios de Catarina y Niquinohomo, en el departamento de Masaya, a unos 40 kilómetros de Managua.

Los acuerdos fueron suscritos por la alcaldesa de Niquinohomo, la sandinista Martha Jeaneth Pérez, una representación de los jóvenes manifestantes, y el sacerdote Edwin Román, párroco de esa ciudad y garante de los acuerdos.

Además de acordar un alto a la violencia tanto los que están a favor y en contra del Gobierno, las partes convinieron dejar pintado con el color de la bandera de Nicaragua, azul y blanco, el monumento en honor a Sandino, que fue motivo de disputa.

También acordaron que habrá libre circulación para las familias y que todas las personas ajenas al municipio que impulsen nuevamente a la discordia serán puestas a la orden de las autoridades competentes.

Asimismo, acordaron restablecer la tranquilidad y armonía en todo los aspectos y condenar las informaciones falsa de cualquier tipo y de donde vengan.

Anoche los opositores denunciaron un ataque con morteros artesanales y represión por parte de agentes antidisturbios que, según los manifestantes, utilizaron bombas lacrimógenas.

Los medios oficiales del Gobierno, por su parte, culparon a "grupos vandálicos" de tirar piedras y morteros contra las familias que se encontraban en jornadas de oración y vigilia en estos dos municipios y denunciaron el saqueo y la quema de la casa del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Catarina.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple 20 días, debido a multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron exigiendo medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión.

Desde que comenzaron las manifestaciones los enfrentamientos violentos han causado al menos 47 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 el número de los fallecidos.

Nicaragua está pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el sector privado, con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha establecido una fecha para su celebración.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas