La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) hizo un nuevo llamado a la dictadura de Daniel Ortega para reanudar la mesa de negociaciones para resolver la crisis sociopolítica que afecta la nación centroamericana desde abril de 2018.

El régimen sandinista no se presentó para reanudar el diálogo este 31 de julio, cuando venció el plazo dado a la oposición para avanzar en la búsqueda de una solución negociada a la crisis.

Te puede interesar

A través de un comunicado la Alianza Cívica catalogó como “urgente” la reanudación del diálogo. “La crisis política, social y económica se sigue agravando y el camino cívico es el escogido por la población nicaragüense”, subraya.

Agregó que en la mesa de negociación se requiere abordar el cumplimiento total de los acuerdos aprobados con el régimen sandinista que incluye la liberación de los presos políticos, la agenda pendiente de democratización y reformas electorales, verdad, justicia, reparación y no repetición, retorno de los exiliados, restauración de la libertad de expresión, restitución de personerías jurídicas, desarme de paramilitares y autonomía universitaria.

La oposición y la comunidad internacional demandan la realización de reformas electorales y comicios presidenciales anticipados como la vía para una salida al conflicto en Nicaragua que ha dejado más de 300 muertos producto de la respuesta violenta del régimen a las protestas, calificado como crímenes de lesa humanidad por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La Organización de Estados Americanos (OEA), durante su 49 Asamblea General efectuada en Medellín, Colombia, emitió una resolución en la que insta “a la reanudación de la negociación efectiva y de buena fe entre el régimen de Nicaragua y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y al cumplimiento pleno de los acuerdos alcanzados”.

Pese a la crisis, el régimen ha ignorado el llamado de la Alianza Cívica. Durante el discurso de conmemoración del 40 aniversario de la llamada “revolución sandinista”, el pasado 19 de julio, el dictador Ortega descartó la continuidad del diálogo y anunció que las elecciones se realizarán en noviembre de 2021, descartando con ello la anticipación de comicios presidenciales y la solución a la crisis sociopolítica por la vía pacífica.

La Alianza Cívica sostiene que el régimen debe enviar por escrito la ruptura de las negociaciones.

“Desafortunadamente, la contraparte gubernamental no se ha hecho presente, con lo que se demuestra una vez más su falta de voluntad para resolver la crisis actual por la vía cívica que también demanda la comunidad internacional”, dice el comunicado.

“Reafirmamos nuestro compromiso por un acuerdo político efectivo y de buena fe que le brinde estabilidad al país y genere avances en materia de reforma electoral, adelanto de elecciones y derechos humanos”, expresa en su comunicado la Alianza Cívica.

Juan Sebastián Chamorro, uno de los participantes en la mesa del diálogo en representación de la oposición, dijo a través de su cuenta en Twitter que el régimen de Ortega ha cerrado la puerta al diálogo “y habrán consecuencias”, sentenció.

“Responsabilizamos al régimen por el dolor de las familias de las víctimas, de los presos políticos y sus familiares, de los exiliados. El régimen será responsable por el sufrimiento, desesperanza y consecuencias económicas”, tuiteó.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas