domingo 29  de  enero 2023
EXCLUSIVA

Antonio Ledezma: "Hay que dialogar, pero hacerlo mejor"

El exalcalde Antonio Ledezma destaca, hay que ser bien enfático con el régimen, "si la tiranía impone condiciones, la oposición tiene derecho a hacer lo mismo"

Diario las Américas | REYES UREÑA
Por REYES UREÑA

Si se quieren resultados distintos, no hay que hacer siempre lo mismo. Lo dijo el físico Albert Einstein y hoy el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma se adapta a esa frase para que la oposición pueda sacar beneficios del diálogo con el régimen de Nicolás Maduro.

Ledezma, que en días recientes envió una carta pública a Gerardo Blyde (jefe de la Plataforma Unitaria de Venezuela), habló en exclusiva con DIARIO LAS AMÉRICAS sobre temas que debe tener en cuenta la delegación de la oposición cuando se concrete la fecha de la próxima mesa de diálogo. Si bien el régimen accedió a hablar otra vez, no se ha definido fecha, aunque se espera que nuevamente sea en México.

"Para que tengamos un diálogo exitoso, tiene que partir de una estrategia que no de lugar a ningún tipo dé dudas y vacilaciones y donde haya un objetivo supremo, que es lograr primero la libertad de Venezuela", dice Ledezma en el contacto con este medio. "Lo que no puede estar supeditado en una agenda de diálogo, donde el primer esfuerzo debe ser liberar a Venezuela, es cuidar pequeñas victorias, pequeñas versiones de poder. No puede ningún 'dialoguista' representar los intereses del país si está primero amarrado con intereses locales, regionales, parciales".

El exalcalde metropolitano de Caracas, al igual que en su carta pública, nombró procesos de diálogo exitosos que han ocurrido a lo largo de la historia, como los de "Sudáfrica, Chile, España, Brasil".

"Hemos venido dialogando en varias oportunidades y siempre tenemos los mismos resultados. Para evitar que se produzcan los mismos pronósticos, hay que cambiar la manera de dialogar", enfatiza. "Creo que la oposición ha venido, primero, dando mucho cartel al régimen, dándole mucho crédito y se exagera en la puesta en escena con una sobredosis de buena fe. No digo que la buena fe se sustituya por la malicia, por las dudas, pero tiene que haber una línea política muy firme a la hora de defender la agenda que se debe llevar la representación de la resistencia de Venezuela a esas reuniones".

Asimismo, Ledezma destaca que hay que ser bien enfático con el régimen. Pues sí la tiranía, para sentarse a dialogar por el bien de un país impone condiciones, considera que la oposición tiene derecho a hacer lo mismo.

"Si el régimen pide que le hagan concesiones, en cambio hay que pedirle al régimen que le devuelva la señal a Radio Caracas Televisión (RCTV), por ejemplo, que devuelvan las instalaciones que le asaltaron al Diario El Nacional, que liberen a los presos políticos", sigue. "(...) Si el régimen exige sentar en la mesa a una señora de nacionalidad italiana, que además está solicitada por irregularidades en su país [haciendo referencia a la esposa del testaferro de Nicolás Maduro, Alex Saab], por qué la dirigencia de la oposición no condiciona que allí se acepte por ejemplo: al diputado [Juan] Requesens, en representación de los presos políticos; o que haya algún representante del foro penal; o que se siente allí la viuda del concejal Fernando Alban (murió en la sede del SEBIN, la policía política de Maduro); o la viuda del capitán Acosta Arévalo; o la Dra. Mónica Soto, que representa una asociación que defiende a los presos políticos"..

Ledezma, como en la teoría de Einstein, considera que hay que tener una estrategia distinta para no volver a tener los resultados negativos del Vaticano, República Dominicana, Barbados o incluso la edición anterior del diálogo en México, donde no se lograron mayores avances en pro de la libertad de Venezuela.

Además destaca que el diálogo, si bien es un buen camino y hay que tomarlo, pero no es la única opción.

"Entre la paz y la guerra uno siempre va a optar por la paz. En este mundo civilizado el diálogo es un camino que no se puede descartar, pero no es el único camino. Es un buen camino. Hay que transitar esa ruta sin dejarnos entrampar, sin resbalarnos en las cunetas, sin seguir señas adecuadas. Por eso hemos estado extraviados de la victoria que necesita la ciudadanía para recuperar su ánimo. No se trata de decir simplemente que si no dialogamos no hay nada que hacer. Hay que dialogar, pero hacerlo mejor. No como hemos venido haciéndolo hasta ahora", concluye.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar