sábado 13  de  julio 2024
ARGENTINA

Argentina: Trama del avión señala nexos Venezuela-Irán

El diputado argentino Gerardo Milman alertó y permitió la incautación de una aeronave que era pilotada por un miembro de la Fuerza Quds
Por DANIEL CASTROPÉ

MIAMI. - El incidente del Boeing 747 de la aerolínea Emtrasur, interceptado en Argentina en junio pasado, que transportaba a venezolanos e iraníes, entre estos a un miembro de las fuerzas revolucionarias islámicas de Irán, que fungía como piloto, tendría su origen en las “relaciones no santas” de la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela y el régimen islámico de los Ayatolás, para el intercambio de armas, drogas y logística destinada al terrorismo.

Así lo afirma el diputado argentino Gerardo Milman quien realizó el pedido a un juez federal de su país para que la aeronave fuera incautada.

El legislador conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS y aseguró que está “demostrado” que el piloto de la aeronave “ha sido integrante de la Fuerza Quds, un poderoso brazo paramilitar del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán”. En su poder, dijo Milman, se encontraron “banderas quemadas del Estado de Israel, amenazas al Estado de Israel [e] imágenes de misiles”.

-¿Cómo puede resumir el caso de la ‘trama del avión’ incautado en su país?

Lo que debemos entender en América Latina es que hay un eje que lo encabeza la dictadura de Maduro en Venezuela, en relaciones non santas con el gobierno de Teherán, con el régimen islámico de los Ayatolás, que es una autocracia, y que existe un intercambio de armas, drogas y logística. En ese marco, la exministra de Turismo, anterior gobernadora de Las Condes en Venezuela y actual embajadora en Buenos Aires del régimen de Nicolás Maduro, logró un acuerdo entre la compañía estatal aérea venezolana CONVIASA y su subsidiaria en Bathurst, y la compañía iraní Mahan Air, que tiene aviones que han sido destinados a la logística vinculada al terrorismo. Esos aviones han circulado entre Teherán y Damasco para abastecer a Hezbolá en el sur del Líbano, también entre Teherán y Rusia antes de la invasión rusa a Ucrania y nunca en vuelos destinados, por ejemplo, al turismo o actividades comerciales, siempre en lugares sumamente conflictivos. La OFAC, que es la Oficina del Tesoro de los Estados Unidos, que observa a las empresas y a los bienes que están vinculados a este tipo de logística para la corrupción tenía observados a esos aviones iraníes. Hubo una maniobra con la bandera venezolana para que pudiera circular por América Latina. CONVIASA también está en la lista de la OFAC, por estar vinculada al intercambio de dinero de la corrupción y el narcotráfico. Ese avión ha circulado varias veces por América Latina, junto a otro avión, un Boeing 7477 que está retenido en Buenos Aires y se encuentra embargado por la Justicia argentina a pedido del Departamento de Justicia norteamericano. También hay otro avión que es un 340, que ha ido a otros destinos como Panamá y Chile, en reiteradas ocasiones. En el caso del avión que ha llegado a la Argentina [en junio], este necesita 18 millones de litros de combustible, es muy grande, no se usa para vuelos comerciales ni de carga y no representa ninguna ganancia y la carga que transporta siempre es a pérdida. Fue a mi país con menos de la mitad de las probabilidades de carga, con cinco pasajeros iraníes y 14 venezolanos. De los cinco iraníes, está claramente comprometido el piloto del avión, que se ha demostrado ha sido integrante de la Fuerza Quds, un poderoso brazo paramilitar de élite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán [CGRI].

-¿Quién lo ha comprobado?

El FBI. Además, en el móvil del piloto aparecen imágenes de él mismo vestido con el uniforme de la Fuerza Quds en Teherán, banderas quemadas del Estado de Israel, amenazas al Estado de Israel, imágenes de misiles, nada que ver con un piloto de carga que no tendría esas imágenes en su teléfono. A pedido del Departamento de Justicia en un exhorto, el juez federal Federico Villena en la Argentina, que tiene a su cargo la causa, ha procedido a incautar y embargar el avión. Es cierto que en la causa no hay mucha prueba para detener a los venezolanos o a los iraníes porque todo está vinculado a información de inteligencia, que funciona de manera preventiva. No es una información persecutoria. Lo que ha ocurrido en la Argentina es que, a partir de nuestra denuncia, el juez ha actuado y se ha tenido que incautar el avión casi obligatoriamente porque el Gobierno argentino no lo había hecho. Actuó bien el Gobierno de la República Oriental del Uruguay, que no dejó entrar a este avión al cielo uruguayo, pero solo hasta ahora el gobierno de la Argentina está colaborando con el juez a través de la fuerza de seguridad. Me parece que ha habido un cambio después del escándalo. Probablemente, vamos a tener el avión retenido, aunque al juez le cuesta encontrar las pruebas. Lo que sí, evidentemente, es que hemos evitado quizás la comisión de un delito.

-¿Cuáles son esas pruebas que debe encontrar el juez y que hasta el momento no tendría?

La verdad es que la mercadería que ha encontrado el juez es la declarada, que son partes de un sillón de una camioneta de Volkswagen que en Argentina se llama Taos, que se hace con partes que vienen de Brasil, otras de Argentina y otras de Querétaro, México, que es donde empezó el vuelo del avión retenido. Luego el avión se dirige a Caracas, donde se subieron algunos venezolanos e iraníes y ocurre que en un último desfile militar que hizo el señor Nicolás Maduro mostró drones no tripulados artillados que son parte de un convenio de transferencia tecnológica entre Caracas y Teherán, que también incluye más de un millón de hectáreas para ciudadanos iraníes en el estado de Las Condes en Venezuela. Allí la ley venezolana no vale y hay una empresa que fabrica estos drones no tripulados artillados. De manera tal que aquí hay intercambio de armas. Maduro firmó un acuerdo en Teherán por 30 años de intercambio de inteligencia y de intercambio de combustible.

-¿Cuáles serían los intereses o intenciones de Irán en Argentina?

Nuestro país es muy sensible a lo que hace Irán, que se pasea por el continente. De hecho, la justicia argentina, por el atentado en la Asociación Mutual Israelita, acusa a cinco ciudadanos iraníes. Y vimos que, en la asunción del poder de Daniel Ortega en Nicaragua, donde estuvo el embajador de la Argentina, en medio de cócteles, champán y diversión, también estaba el viceministro de Economía Exterior del Gobierno de los Ayatolás, que es uno de los sindicados por la justicia argentina como uno de los cinco autores intelectuales del atentado en el que murieron 83 argentinos.

Embed

[email protected]
@danielcastrope

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar