MAR DEL PLATA, Argentina.- Varias regiones de Argentina están experimentando un incremento en los contagios por COVID-19 debido a la demora en aplicar las medidas de restrictivas de aislamiento, entre ellas, el balneario turístico de Mar del Plata, al sur del país.

Cientos de banderas argentinas ondeaban días atrás clavadas sobre la arena en una de sus playas. Ese 8 de octubre no se llevaba a cabo ninguna celebración. Se recordaba a las más de 500 víctimas que se había cobrado el coronavirus COVID-19 en los últimos siete meses en el principal balneario turístico del país sudamericano.

Te puede interesar

Una semana después, las víctimas fatales por COVID-19 son más de 600 y la localidad situada a unos 400 kilómetros al sur de la capital afronta una incierta temporada veraniega.

Las playas a lo largo de la costa marplatense lucen desnudas. Los visitantes que a mediados de octubre suelen reservar los departamentos y las carpas bajo las cuales protegerse del sol y el viento durante el verano austral están ausentes y los negocios intentan subsistir con los habitantes locales en medio de la pandemia del COVID-19 que agravó la crisis económica del país.

El único lugar que no deja de recibir gente está del otro lado de la ciudad, alejado de la playa: es el Hospital Modular, que atiende sin parar a pacientes de COVID-19 y unos días atrás estuvo a punto de colapsar.

Mar del Plata, el principal balneario turístico y con cerca de 800.000 habitantes, se ha convertido en uno de los nuevos focos de COVID-19 en Argentina, al igual que otras localidades del interior que sufrieron un incremento de casos en medio de la demora en la aplicación de restricciones, el insuficiente rastreo de casos positivos y el incumplimiento de las recomendaciones de distanciamiento social.

El impacto las alcanzó luego de que los casos positivos se expandieran desde la capital y las localidades más cercanas, que en los primeros meses concentraban hasta el 90% de los casos. Hoy, un 65% de los contagios están en el interior del país, según las autoridades.

“Mar del Plata, desde el punto de vista sanitario, está en un problema gravísimo”, admitió Santiago Cafiero, jefe de Gabinete de Argentina, quien acotó que “hay que ver cómo es la temporada” veraniega.

Argentina-COVID-19-Mar-del-Plata.jpg
Un restaurante en el balneario de Mar del Plata, en Argentina, mantiene sus mesas exteriores recogidas durante la pandemia del COVID-19.

Un restaurante en el balneario de Mar del Plata, en Argentina, mantiene sus mesas exteriores recogidas durante la pandemia del COVID-19.

El país sudamericano fue uno de las primeros en el mundo en aplicar en marzo medidas de aislamiento, lo cual restringió la circulación del virus a la capital y sus alrededores. Pero siete meses después del prolongamiento de la cuarentena, Argentina ha trepado en la escala de contagios y se ubica como el quinto país con el mayor número de casos reportados: cerca de 950.000.

Los contagios en Argentina treparon a 16.000 por día durante la semana pasada, dijo la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa Etienne.

Buenos Aires llegó a reportar más de 1.300 casos diarios en julio y agosto, pero desde fines de ese último mes ha registrado una tendencia a la baja y esta semana hubo días en que se reportaron alrededor de 800.

Por el contrario, creció marcadamente la presencia del virus en ciudades del interior como Rosario, unos 300 kilómetros al noroeste de la capital y con más de un millón de habitantes, que esta semana llegó a reportar 1.250 casos en un solo día.

Sonia Martorano, ministra de Salud de la provincia de Santa Fe, donde se encuentra Rosario, señaló que “es un momento difícil” y “el sistema de salud esta muy estresado y tenso, pero hemos logrado aumentar las camas”.

En Mar del Plata, que por varias semanas al inicio de la pandemia registró apenas un caso diario o a veces uno cada tres o cuatro días, los contagios comenzaron a subir en agosto y ahora reporta un promedio de 300 nuevas infecciones diariamente.

La localidad costera es una de las que debe permanecer en fase de aislamiento, al menos hasta el 25 de octubre, según estableció un reciente decreto del presidente Alberto Fernández que prorrogó de nuevo la cuarentena en el país.

Pese al aumento de los contagios, algunos sectores como el gastronómico o el de la construcción, que están estrangulados por la peor crisis que recuerden, se están saltando las restricciones en Mar del Plata.

Ese relajamiento ha agravado la situación y negros nubarrones se ciernen ahora sobre “La Feliz", como se conoce a este destino turístico donde muchos argentinos soñarían con pasar las vacaciones de verano luego de una larga cuarentena que ha diezmado sus ánimos.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las escuelas deben mantenerse abiertas y solo cerrar las que estén comprometidas con casos de coronavirus 29.31%
Deben volverse a cerrar todas las escuelas ante el riesgo de que aumente la propagación del virus 22.12%
Si se cumplen los protocolcos establecidos no debe producirse un incremento de los contagios 17.08%
Los padres necesitan las escuelas abiertas para poder trabajar y regresar a la normalidad 14.23%
Lo único que va a detener al COVID-19 es la responsabilidad individual de protegerse del contagio 17.27%
2600 votos

Las Más Leídas