MANAGUA.- El número de víctimas mortales por la peor crisis sociopolítica de las últimas tres décadas en Nicaragua ascendió a 139, informó este domingo el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las últimas víctimas, todas civiles, perecieron entre la noche del viernes y ayer sábado en las ciudades de Managua, Masaya y Jinotega, de acuerdo con la organización humanitaria.

Según el Cenidh, las muertes de cuatro varones, entre ellos un niño, siguieron el mismo patrón de la mayoría: heridas de bala de alto calibre en la cabeza, cuello o torso.

Este patrón dio pie a que en un informe preliminar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señalara que en Nicaragua la Policía Nacional y las fuerzas "parapoliciales" del Gobierno posiblemente estén realizando "ejecuciones extrajudiciales", algo que el movimiento Amnistía Internacional lo clasificó como información confirmada.

Las organizaciones humanitarias y población de Nicaragua están convencidas de que el Gobierno de Daniel Ortega utiliza francotiradores en contra de los manifestantes, lo que hasta ahora no ha sido confirmado más que en fotografías que circulan en redes sociales.

Los asesinatos ocurrieron mientras el presidente Daniel Ortega se toma su tiempo para responder a una carta que los obispos le entregaron con una propuesta de "democratización" del país, ante la cual dijo que iba a "reflexionar".

Obispo de Managua clama por una Nicaragua libre, "sin tiranos ni víctimas"

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio José Baez, clamó este domingo por una Nicaragua libre, "sin tiranos, ni víctimas", tras los ataques en contra de los manifestantes en diferentes puntos del país.

"¡Nicaragua mía, me duele verte herida y saqueada! Te sueño libre, sin tiranos ni víctimas, como una casa grande en la que todos y todas vivamos alegres, sin lágrimas ni sangre, en libertad y justicia social, orgullosos de ser nicaragüenses por gracia de Dios!", aseguró el prelado en sus redes sociales.

El monseñor, de 60 años, es una de las voces más críticas de la Iglesia Católica contra el Gobierno de Daniel Ortega, al que en varias ocasiones lo ha calificado como una dictadura que no respeta los derechos humanos.

De hecho, en los últimos comicios municipales, Baéz, que estudió en Roma, no participó en el proceso por considerar que no era confiable y añadió que el sistema electoral nicaragüense, que administra el Consejo Supremo Electoral (CSE), está "viciado" y cuenta "con un historial de fraude documentado, con unas autoridades que no ofrecen confianza al pueblo de Nicaragua".

El obispo nicaragüense también aprovechó sus redes sociales este domingo, donde es muy activo, para agradecer la "solidaridad" de su "hermano" José Ignacio Munilla, el obispo de San Sebastián (España) que publicó un mensaje de la Biblia acompañado de una noticia en la que la población dice confiar en la iglesia.

"Gracias por su solidaridad a mi hermano, Mons. J.I. Munilla, Obispo de San Sebastián, España, desde esta Nicaragua que sufre dolores de parto por su liberación", reza el mensaje de Baéz.

Nicaragua cumple 54 días de la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años 80, con Ortega también de presidente.

Las protestas contra Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que es la principal preocupación de los residentes de Miami-Dade y Broward?

Inmigración
Vivienda
Transporte
Economía y finanzas personales
Empleo
Servicios de salud
Otro
ver resultados

Las Más Leídas