martes 31  de  enero 2023
FAUNA

Aumenta en Cuba el comercio ilícito de animales

Los ejemplares se venden para su uso como mascotas, el consumo de su carne y la elaboración de artesanías, entre otros

Por DIARIO DE CUBA

La Oficina de Regulación y Seguridad Ambiental de Cuba (ORSA) denunció el incremento del comercio ilícito de especies "de especial significación" como las cotorras y los manatíes, con el propósito de usarlas como mascotas, consumir su carne, elaborar artesanías o realizar determinadas prácticas religiosas, informó el portal estatal Cubadebate.

Jorge Álvarez, director general de la institución, afirmó que entre las especies más comercializadas ilegalmente en Cuba se encuentran las aves, como es el caso de cotorras, cateyes, negritos, azulejos, sinsontes, gavilanes y cernícalos.

También el especialista dijo que moluscos como sigua, cobo, quincunce, polimitas y macos son frecuentemente vendidos de forma ilegal en el país, al igual que numerosos reptiles, especialmente cocodrilos, caguamas y jicoteas, mamíferos como las jutías y los manatíes, y peces, entre ellos los loros, manta rayas, y algunos tipos de tiburones.

Álvarez agregó que esta situación se une a las numerosas infracciones detectadas contra los recursos naturales en el país, tal como los minerales, forestales y el agua.

Estos hechos no son nuevos en Cuba, por lo que el país aprobó en mes de marzo de 2020 el Plan Gubernamental para la prevención y enfrentamiento de los delitos e ilegalidades que afectan a los recursos forestales, la flora y fauna silvestre y otros recursos naturales.

El mencionado plan, según explicó Álvarez, se concibió como una plataforma para articular la prevención y la lucha institucional contra este tipo de delitos, y se encuentra a cargo del Ministerio del Interior (MININT).

No obstante, el funcionario reconoció que las acciones implementadas por las autoridades para proteger a la fauna de la Isla aún son insuficientes, por lo cual están realizando coordinaciones con los Gobiernos locales "para actuar de manera integrada y específica, acorde con las características de cada territorio".

En Cuba, de acuerdo con la Resolución 160 de Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), se establecieron dos listados, uno con especies que tienen restricciones muy estrictas y solo se permiten utilizar en actividades de corte científico y similares; y otras con las que se pueden realizar actividades comerciales con licencia ambiental

El director general del ORSA criticó a quienes se dedican a este tipo de negocios, pues "no tienen idea del daño ecológico que su ambición causa, debido a que capturan a las especies más vistosas, sin saber su sexo, edad, si están en época de reproducción, ni el papel que desempeñan en el ecosistema".

También alertó que en la Isla se capturan muchas aves migratorias que se comparten con otros países del continente, y se "exponen y nos exponen a posibles enfermedades zoonóticas (transmitidas por agentes biológicos que están en los animales), tal y como ha pasado con las últimas epidemias y la pandemia actual".

Cuba forma parte de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora Silvestres (CITES) desde 1990.

Entre los animales autóctonos que la Isla mantiene bajo control destacan la tortuga marina, el cocodrilo, el manatí, la iguana cubana y el majá de santamaría.

La CITES protege a unas 36.000 especies animales y vegetales del mundo, de las que unas 900 se encuentran en el apéndice 1, aquel que prohíbe totalmente su comercio.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar