BRASILIA.- El presidente brasileño Jair Bolsonaro remitió este lunes un mensaje al Parlamento y pidió apoyo para una reforma del sistema de jubilaciones, que, en su opinión, dará inicio "a un ciclo virtuoso de crecimiento económico".

El mensaje fue enviado con motivo de la inauguración de una nueva legislatura y leído por la diputada Soyara Santos pues el gobernante está hospitalizado, tras haber sido sometido a una operación para retirar una colostomía aplicada después de que sufrió un atentado en septiembre pasado, en medio de la campaña electoral.

Te puede interesar

En su misiva, Bolsonaro anticipó que una reforma del deficitario sistema de pensiones será "el gran impulso para un nuevo ambiente", en el que "aumentarán las inversiones y el ritmo del crecimiento" económico, en favor de "todos los brasileños".

Según el mandatario, "al reformar el régimen de jubilaciones, la confianza sube, los negocios mejoran, el empleo aumenta y se inicia un ciclo virtuoso", en el que se reducirá el crónico déficit fiscal y se incentivará a la empresa privada como motor de la economía.

También reiteró que el proyecto que el Gobierno presentará al Parlamento, aún no concluido por completo, planteará la adopción de un modelo de capitalización individual, en el que la jubilación de cada trabajador dependerá de lo que haya ahorrado a lo largo de su vida laboral.

Ese modelo sustituiría al actual sistema de reparto, mediante el cual el Estado gestiona las contribuciones de los trabajadores en un fondo único alimentado con retenciones.

Los nuevos presidentes de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, y del Senado, Davi Alcolumbre, se comprometieron con esa reforma, que contemplará un período de transición entre ambos modelos y que está siendo concluida por un equipo que dirige el ministro de Economía, Paulo Guedes.

En su mensaje, Bolsonaro también ratificó su decisión de adoptar otras medidas que favorezcan una disminución del tamaño del Estado, que comenzó ya con la reducción del número de ministerios de los 29 anteriores a 22.

Asimismo, insistió en que su victoria en las urnas en octubre del año pasado representó el "renacimiento de la esperanza del pueblo", que "durante décadas" estuvo dirigido por Gobiernos "marcados por la corrupción y el alineamiento ideológico".

Según Bolsonaro, "el Estado fue asaltado" y "la democracia quedó vulnerable ante tamaña dilapidación moral y ética", cuyo resultado "los brasileños conocen" y se traduce en 13 millones de desempleados y una delincuencia desatada que cada año se cobra la vida de cerca de 60.000 personas.

En ese marco, subrayó una de sus promesas de campaña e insistió que el Gobierno declarará una "guerra al crimen organizado, en favor de la moral, y una guerra jurídica, en la que no tendrá pena de los criminales".

Reiteró además "el rechazo" de su Gobierno "a las dictaduras, a la opresión, a las violaciones de los derechos humanos y a todos los modelos que subyugan al Legislativo y a los otros poderes, sea por la corrupción o por la ideología".

Según el mandatario, "mirar hacia atrás y ver los errores forma parte del aprendizaje", pero ahora "es el momento de mirar hacia adelante" para construir un país "realmente libre".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la posibilidad de que los maestros de Florida estén armados en las aulas para prevenir ataques?

Las Más Leídas