CIUDAD DE MÉXICO— Una investigación hecha pública en México reveló que el Gobierno de ese país y Cuba orquestaron un fraude al presupuesto de Salud de 10.824.189 euros (255.873.177 pesos mexicanos) por la contratación de 585 médicos de la Isla en 2020 que habrían ejercido sin títulos académicos en ese país.

De acuerdo con un informe presentado por Julen Rementeria, senador mexicano que milita en el Partido Acción Nacional (PAN), la Administración de Andrés Manuel López Obrador usó recursos públicos para pagar por los servicios de esa brigada, que fue enviada a combatir el COVID-19.

Te puede interesar

Según el informe, que cita varios documentos oficiales, incluyendo páginas del contrato entre Ciudad de México y La Habana, el 21 de abril del 2020 el Instituto de Salud y Bienestar (INSABI) local "a través de un 'convenio de colaboración', transfirió 135.875.081.52 millones de pesos al Gobierno de Ciudad de México para 'ayudarle' en la crisis del Covid".

Dos días después, según el informe publicado en sus redes sociales por Rementeria, las autoridades de la capital mexicana firmaron con La Habana "dos convenios bianuales" que tenían por objeto "la contratación de 'médicos cubanos' para ayudar en los hospitales públicos mexicanos".

"En ambos convenios bianuales el Ministerio de Salud de Cuba se compromete a garantizar que el personal enviado a México tiene total capacidad y experiencia. Según ellos, dicen contar con la documentación que acredita como profesionales al personal que envía a nuestro país", precisa Rementeria.

Los autores del informe pidieron al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que les ofreciera el monto cobrado por los médicos cubanos en salarios, así como copias de sus títulos profesionales, acreditación de su profesión en México, los criterios de compatibilidad con la profesión en el país y las unidades médicas a las que fueron enviados.

"El IMSS nos contestó 'que no tienen competencia para entregarnos dicha información'. Esto quiere decir que el IMSS aceptó como 'médicos' a personas extranjeras sin corroborar que estuvieran titulados y los puso a atender pacientes de Covid en plena pandemia", subraya el informe.

Una solicitud semejante hicieron los investigadores al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y "la respuesta fue que 'buscaron de manera exhaustiva la información pero NO la encontraron'. Es decir, pusieron a personas extranjeras sin profesión para atender pacientes Covid, sin corroborar que estuvieran titulados".

Según la investigación, tampoco la Secretaría de Salud federal pudo explicar cómo comprobó la capacidad profesional de los trabajadores sanitarios, y la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) indicó que "ellos tampoco tienen información alguna".

Finalmente, "también le preguntamos a quien los contrató y les pagó, que es el Gobierno de la Ciudad de México, este nos respondió: 'Que no cuenta con la documentación que acredite a esas 585 personas como médicos, porque esa NO es responsabilidad de ellos, sino del Ministerio de Salud de Cuba'".

"Y ahí es donde contradicen, porque en ambos convenios bianuales, la propia Secretaría de Salud de la Ciudad de México se dice RESPONSABLE de tramitar el permiso para que estas personas puedan ejercer como profesionales de salud", subraya.

Según la investigación, los 585 cubanos que estuvieron trabajando en México costaron al presupuesto del Estado 437.390 pesos mexicanos (18.504 euros) cada uno "mientras un médico mexicano TITULADO en nuestro país gana en el IMSS 17.000 pesos mensuales (719 euros) y los tienen sin herramientas para trabajar".

https://twitter.com/julenrementeria/status/1439940097923862538

El documento precisa que la transferencia por la suma total se hizo "a las cuentas oficiales del régimen, no a los supuestos médicos", y se hizo en euros.

DIARIO DE CUBA publicó en 2020 detalles del contrato firmado por el régimen de la Isla, el INSABI y las autoridades de la capital mexicana. Según aseguró La Habana, entre los profesionales cubanos había especialistas en Medicina General Integral (médicos de la familia), biomédicos, especialistas en medicina crítica y medicina interna, además de epidemiólogos y enfermeros.

Según la fuente consultada entonces por esta redacción, el contrato con La Habana afirmaba que el personal médico realizaría en Ciudad de México actividades como atención directa a pacientes de COVID-19, apoyo en territorio y monitoreo epidemiológico.

Las autoridades de la capital mexicana sostuvieron que el dinero del contrato pagaba también actividades como capacitación, especialización, asesoría e investigación conjunta. La "capacitación" y la "especialización" son elementos ya utilizados por el régimen cubano en su acuerdo con el Gobierno brasileño de la expresidenta Dilma Rousseff para la participación masiva de profesionales de la Isla en el programa Más Médicos, del país sudamericano.

En ese caso, la inclusión de la capacitación en los contratos servía para evitar una mayor fiscalización por parte del Congreso brasileño y para "justificar" la apropiación de la mayor parte del salario de los médicos. Ese acuerdo fue desmantelado con la llegada de Jair Bolsonaro al poder y la decisión de La Habana de retirar a sus médicos de Brasil.

Rementeria concluyó afirmando que exigió "los expedientes de los pacientes que trataron estos falsos médicos. Queremos saber cuántos mexicanos murieron por culpa de este fraude. Queremos que se indemnice a los familiares de las víctimas de este fraude. Queremos que los responsables respondan ante la ley".

La exportación de servicios profesionales, fundamentalmente médicos, es una de las principales fuentes de ingreso del Estado cubano, que se queda con al menos el 75% de lo que pagan los países de destino en concepto de salarios. En 2018 esta actividad generó ingresos de 6.400 millones de dólares a La Habana, muy por encima del turismo.

https://twitter.com/julenrementeria/status/1439940083344449542

Además de tener que entregar como mínimo las tres cuartas partes de sus salarios, los profesionales de la salud cubanos enviados a misiones en el exterior son sometidos a una fuerte vigilancia y restricción de libertades fundamentales.

Estas condiciones han sido denunciadas por organizaciones defensoras de derechos humanos y la ONU ha advertido que podrían constituir formas de "trabajo forzoso" y "esclavitud moderna".

En el mismo periodo en que la brigada de 585 personas estuvo en la capital de México, 108 profesionales de la salud de la Isla se encontraban en Veracruz como parte de un contrato diferente.

Durante el primer año de la pandemia del COVID-19 el régimen cubano propuso contratos a gobiernos locales para vender los servicios de sus médicos. Así lo hizo en Perú, en la región italiana de Lombardía, e intentó hacerlo con comunidades autónomas españolas como las de Valencia y Cataluña.

El último fin de semana, durante la participación de Miguel Díaz-Canel como invitado especial de López Obrador a la celebración del Día de la Independencia de México, el gobernante cubano hizo referencia a la brigada médica enviada en 2020 a ese país. En sus palabras, aseguró: "Y volveremos a hacerlo siempre que lo precisen".

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.37%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.63%
53655 votos

Las Más Leídas