Había temor en el continente por lo que pudiera ocurrir en las elecciones legislativas colombianas y el ascenso de las corrientes de izquierda identificadas con el proceso venezolano y el Foro de Sao Paulo.

Las encuestadoras han dado preferencia para las presidenciales a la corriente de izquierda liderada por Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá, quien, identificado con el chavismo, comparte los primeros lugares con el candidato uribista del Centro Democrático, Iván Duque.

Sin embargo la holgada mayoría lograda en las legislativas del pasado domingo por el uribismo del Centro Democrático indican que los efectos de la tragedia venezolana siguen causando bajas significativas en los electores de los países del continente en donde, hasta hace poco, dominaron en un ciclo de al menos 15 años, las corrientes populistas del socialismo del siglo XXI.

La expectativa que se había creado igualmente con la participación de la antigua guerrilla izquierdista de las FARC convertida ahora en partido político legal apenas llegó en los últimos lugares con 52 mil votos para la cámara alta y 32 mil para la baja, pero tendrá 10 escaños por el acuerdo de PAZ.

A pesar del avance de la alianza de izquierda, la corriente uribista, que se impuso con más de 4 millones de votos tendrá 19 escaños para sumar 64 escaños junto a sectores demócratas, como Cambio Radical, los Conservadores y el Partido Liberal. La corriente que encabeza Gustavo Petro, la llamada Lista de la Decencia, solo tendrá 4 escaños.

Desde luego que la candidatura de Petro se centra en su persona, con un discurso populista anti corrupción, la desigualdad social, y anuncia una Constituyente para refundar la República alrededor de la cual el candidato aspira a aglutinar a todas las corrientes de izquierda.

De allí que lo que se avecina para los colombianos es una extrema polarización muy parecida a la ocurrida en Venezuela en 1999 cuando la llamada “antipolítica” sostenida en el rechazo a los partidos tradicionales, elevó la candidatura de Hugo Chávez en pocos meses y le dio la presidencia del país.

Es de resaltar que ese apoyo a Chávez tuvo su fuerza en parte importante del sector estudiantil venezolano, en la clase media y en importantes intelectuales. Asimismo, grupos económicos, enfrentados con el gobierno de Rafael Caldera, le dieron su apoyo financiero y logístico para el ascenso de la candidatura de Chávez, junto a importantes medios de comunicación, impulsados además por reconocidas anclas de televisión y de radio.

Hoy en día la mayoría de esos medios están censurados, otros han sido cerrados o adquiridos por testaferros del Gobierno y la mayoría de esa figuras que exaltaron la figura de Hugo Chávez hoy se encuentran en el exilio.

La tragedia venezolana ha servido para que hoy, muchos de esos sectores que han sido permeables al discurso populista de la izquierda radical tengan conciencia de cómo esos procesos terminan destruyendo las economías y promueven la corrupción a estándares nunca experimentados. Así ha sido en el caso venezolano donde los hijos de los gobernantes disfrutan de inmensas fortunas. La extorsiones masivas con casos como el de Odebrecht; lo ocurrido con Lula y Krishner y otros escándalos.

La caída económica de Venezuela ha reducido su capacidad de manipulación internacional y hoy los organismos creados por Venezuela para favorecer sus intereses han quedado como una suerte de club de amigos que sobreviven a la espera de un viento a favor. En esas condiciones está el ALBA y los acuerdos económicos con el Caribe.

Lamentablemente los ciclos populistas que destruyen economías reaparecen en voces de líderes carismáticos y sus efectos permanecen muchos años en períodos de reconstrucción, que muchas veces son nuevamente interrumpidos por corrientes que vuelven a imponerse.

Lo que ocurra en Colombia y en Venezuela tendrá un impacto determinante para el resto del continente.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas