LA HABANA.- En la antigua terminal de ómnibus reconvertida en cooperativa de taxis, en la barriada habanera de La Víbora, la flotilla de autos sudcoreanos, algunos con miles de kilómetros recorridos, no tienen piezas de repuesto.

A dos kilómetros de allí, en el taller de reparaciones de transportes de ETECSA, empresa de telecomunicaciones que provee cientos de millones de dólares a las empobrecidas arcas estatales, sus mecánicos se las ingenian para mantener rodando los vehículos que piden a gritos renovación.

Recorra cualquier terminal de ómnibus urbanos, centro de servicios comunales o base de taxis y observará el mismo panorama. Escasean los neumáticos, acumuladores e incluso las herramientas de trabajo. En La Habana y otras provincias, las calles agujereadas de baches necesitan ser asfaltadas y muchos edificios requieren urgente mantenimiento.

La respuesta rutinaria del Gobierno cubano es siempre la misma: “No tenemos recursos financieros. Debido al bloqueo (embargo comercial de Estados Unidos), se nos dificulta comprar artículos prioritarios destinados a la población”, aunque podrían comprarlo en el resto del mundo si tuvieran dinero o créditos comerciales.

En una nación empobrecida, mantener un mastodóntico ejército militar es un disparate. Julio, exteniente de las fuerzas armadas y hoy jefe de taller en la cooperativa de taxis, recuerda que “hace 30 años, las FAR (Ejército cubano) contaban con un ejército impresionante: más de 3.000 tanques de guerra, entre ellos T-55 y T-62, miles de vehículos blindados de transporte, cientos de helicópteros MI, aviones de caza MIG, y en Camagüey radicaba una fábrica de fusiles AK. Todos los años nos movilizaban cinco o seis veces, con el pretexto de que se esperaba una invasión yanqui. A diferencia de las bases de transporte civil, que no tienen ni un tornillo y los propios choferes deben comprar en el mercado negro las piezas de repuesto, en las unidades militares se respetaba el programa de mantenimiento y sobraban las piezas”.

Cuando se le pregunta si tiene lógica sostener un ejército en las duras condiciones de Cuba, Julio responde: “Antes podía tener sentido, debido a los (supuestos) planes agresivos de Estados Unidos, pero no en estos momentos. Las FAR se redujeron notablemente en los años 1990, durante el período especial”.

Y continuó: “En la actualidad, la mayoría de los generales dirigen la economía, el turismo y otros negocios lucrativos. Con las armas que tenemos no podemos enfrentar ninguna guerra, tampoco somos una amenaza ni peligro para nadie. Lo ideal sería tener un cuerpo militar que combata el tráfico de drogas en las costas cubanas, una defensa civil eficaz para enfrentar huracanes y desastres naturales y órganos de inteligencia y contrainteligencia especializados en la lucha contra el terrorismo y amenazas a la seguridad nacional. Es mejor invertir el dinero en salud pública, transporte y educación, que están en el piso”.

Doce de catorce encuestados por DIARIO LAS AMÉRICAS opinan que el servicio militar no es necesario en Cuba. “Con el grave problema de envejecimiento poblacional que tenemos, es una estupidez que a miles de jóvenes los enrolen en la vida militar. Se debe cambiar la concepción de la defensa. Deberíamos apostar por el modelo de Costa Rica, no tener ejército, solamente cuerpos policiales y marítimos altamente profesionales”, expresa Mirta, licenciada en historia.

Otras voces

Alberto, obrero jubilado, opina lo contrario. Cree que además del servicio militar, “Cuba necesita tener un ejército lo más poderoso y moderno posible para disuadir al enemigo imperialista de una agresión”.

Por otra parte, Yoel, teniente coronel retirado, manifiesta que “el presupuesto de las FAR y el MININT -que el Gobierno nunca revela- se traga entre el 15 y 20 por ciento del PIB, tal vez más. Derogar 50 millones de dólares a Rusia en comprar helicópteros, tanques y otras armas, no tiene sentido. Lo que Cuba necesita son inversiones extranjeras, elevar las producciones agrícolas y mejorar la caótica infraestructura pública. Con esa plata mejor se compran guaguas, que mucha falta nos hacen”.

En su reciente visita a Moscú, el presidente designado Miguel Díaz-Canel firmó un acuerdo de cooperación militar con Rusia, que incluye un crédito de 50 millones de dólares para la adquisición de armamento.

Carlos, sociólogo, ve en este convenio un retroceso estratégico. “Los viejos nostálgicos del partido comunista tienen que despertar de su sueño. Rusia ya no es la antigua URSS. Putin ha criticado abiertamente el comunismo. Jugar a ser un aliado de Moscú no me parece inteligente. Después de la caída del Muro de Berlín, la política exterior cubana pudo ser totalmente independiente. Si criticamos al imperialismo estadounidense, por sus acciones injustificables, entonces también debemos condenar la rapacidad y agresividad rusa por la ocupación de Crimea y su interferencia en las elecciones democráticas de Estados Unidos y otros países europeos. Rusia los está utilizando”.

Según un exoficial de la inteligencia cubana, “el único enemigo que tiene el Gobierno es la disidencia y aunque sus estrategias son pacíficas, las autoridades no le van conceder espacio. En el ejercicio Bastión 2016, entre los juegos de guerra, habían acciones de cómo enfrentar una manifestación opositora y contener a los periodistas independientes, a quienes los servicios especiales ven como una amenaza por su capacidad de crear un estado de opinión internacional”.

Mientras el régimen neocastrista considera una prioridad comprar armas a Rusia, Julio, exmilitar y jefe de taller en la cooperativa de taxis, tiene que ser muy creativo a la hora de reparar la flota de automóviles parados. “Cuando un país adquiere armas es porque se siente amenazado”, supone Julio. Entonces, habría que preguntar de dónde viene el peligro.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas