sábado 18  de  mayo 2024
AMÉRICA LATINA

Cuba registra el mayor éxodo en los últimos años

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU confirma que la situación actual en Cuba suscita su éxodo más grande en tres décadas 
Por DARCY BORRERO BATISTA

MIAMI.- La presente crisis migratoria de Cuba aún no alcanza las proporciones de la del Mariel en 1980, cuando más de 125.000 cubanos salieron por ese puerto rumbo a Florida, pero ya supera el éxodo de Camarioca (1965, en que salieron de la isla unos 5.000 ciudadanos) y el de los “balseros” en 1994, momento en que más de 35,000 cubanos se lanzaron al mar rumbo al norte.

En la actualidad, solo a Estados Unidos han llegado 46,752 cubanos desde la frontera sur entre octubre y febrero.

Los impulsa a este nuevo éxodo, por tierra y mar, la represión del gobierno contra la disidencia, especialmente después de las protestas masivas de julio de 2021 (11-J), y la escasez constante acompañada de inflación. Todo ello deriva, según opinan desde la isla, en una situación social crítica que convierte al país en un lugar donde los jóvenes —y buena parte de los adultos— no quieren permanecer.

“No hay futuro”, es una frase que constantemente se lee y escucha, ya sea en espacios públicos o en chats y conversaciones privadas en torno al proyecto de vida, fuera del país, que se trazan muchos en este instante. Otros ni siquiera pueden proponérselo porque continúan en prisión desde julio, cuando el estallido social marcó un punto de inflexión en las vidas de miles de familias cubanas que han padecido el encarcelamiento de uno o más de sus miembros y las presiones de la Seguridad del Estado para amainar las denuncias, particularmente en las redes sociales.

Luego de haber participado en una de las protestas de julio, Rigoberto Rodríguez fue juzgado en diciembre último. La Fiscalía pedía sancionarlo a cuatro años de prisión, mientras se hallaba en reclusión domiciliaria esperando la sentencia. De acuerdo con su testimonio, la seguridad del estado habría utilizado a un conocido como mensajero para hacerle la propuesta de abandonar el país a cambio de libertad.

“Me contactó y me explicó lo de la salida ilegal, y yo le dije que sí. A mí me tenían puesta una patrulla en la esquina de mi casa todos los días. El día que yo decidí irme, no había patrulla”, contó el manifestante, ya en el exilio.

Al igual que él, las cubanas Katherin Acosta y su madre emprendieron una travesía por tierra hasta llegar a California. Huían de las consecuencias de protestar contra un régimen que criminaliza el disenso, de sanciones ejemplarizantes por el 11J y del tratamiento que “La Habana” da a sus opositores.

Embed

Al exilio

El grupo de trabajo Justicia 11J documenta que al menos 25 manifestantes del 11J en Cuba se han marchado —o han regresado— al exilio. Predominan como destinos España, Estados Unidos y Rusia.

El gobierno dirigido por Miguel Díaz-Canel se ha armado, además, de un marco regulatorio que legaliza violaciones de derechos, incluso los asociados al entorno de Internet y las redes sociales. Empujados por este contexto, decenas de cubanos han huido del totalitarismo imperante en su país, con diferentes destinos y dispuestos a realizar largas travesías, por lo general hacia el Norte, pero no únicamente.

Otros cubanos han tomado rutas migratorias del otro lado del mundo. Para ello han usado a Rusia como trampolín, debido a la exención de visas vigente, para llegar a Europa del Este. Tras la huida del totalitarismo han experimentado adicionalmente la huida de la guerra. Desde el 24 de febrero, al verse inmersos indirectamente en otro conflicto, el exacerbado por la invasión de Rusia a Ucrania, varios grupos comenzaron a salir de Moscú con destino a Serbia, Bielorrusia, Letonia, Estonia y otras naciones aledañas.

Ideisy Galano pudo salir a tiempo en avión para Serbia, en Europa oriental, junto a su hija pequeña. Familiares suyos no corrieron la misma suerte y se lanzaron a una travesía rumbo a Polonia, que hasta el momento no ha tenido éxito.

Después de haberse marchado a Moscú, en Rusia, estos han quedado potencialmente expuestos a la guerra que libra el país euroasiático en Ucrania o a la deportación. El cubano Yosbel Acosta, luego de haber cruzado hacia Letonia como parte de un grupo, fue devuelto por la policía fronteriza y se encuentra actualmente en un centro de detención de migrantes.

“Llegamos y nos cogió la Policía del lado de Letonia, nos llevaron detenidos, hicieron una descripción de nuestras pertenencias, nos metieron en un cuartico y de ahí para Moscú otra vez. Desde el día del juicio no hemos recibido visitas, solo un médico que viene todos los días. Y ya el 7 de abril vamos a cumplir un mes aquí”, explicó. “Aquí nadie quiere ir para Cuba”, apostilló.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar