domingo 4  de  junio 2023
ESPECIAL 20 DE MAYO

Cuba: "Ver una República libre es mi sueño"

Kiele Alessandra, de una generación de cubanos nacidos en el exilio, siente la necesidad de que sus compatriotas puedan decidir por el destino de sus vidas

Por DARCY BORRERO BATISTA

MIAMI. - Kiele Alessandra Cabrera se ha convertido en una de las voces más representativas de la juventud cubana en el exilio desde que en 2021 irrumpió en un campo de béisbol con un mensaje de acompañamiento para el pueblo de la isla y contra el régimen. Desde entonces, ha estado en el centro del activismo de esta comunidad, como parte de la Asamblea de la Resistencia, una organización que coordina otras agrupaciones dentro y fuera de Cuba. En diálogo con DIARIO LAS AMÉRICAS, la joven aseguró que fue su historia familiar la que la llevó a emprender gestos de empatía con quienes considera sus paisanos a pesar de que ella nació en Estados Unidos.

“Primeramente mi abuela fue sindicalista como muchos que fueron elegidos democráticamente dentro de Cuba antes de la Revolución y, al inicio, apoyaron a Fidel [Castro] pero cuando él se reveló como comunista y negó la posibilidad de hacer elecciones libres y multipartidistas, mi abuela decidió ir en contra de ese sistema y entonces formaron grupos y conspiraron en contra de Fidel dentro y también fuera de Cuba, todo de una manera diplomática y pacífica. Y también mi mamá colaboró con los plantados y mujeres de M.A. R por Cuba [Madres y Mujeres Anti-Represión] -que también forman parte de la Asamblea de la Resistencia*, viajando por diferentes partes del mundo para hablar con las comunidades internacionales sobre los Derechos Humanos dentro de la isla”, destacó Kiele Alessandra.

“No era algo que pensé que iba a hacer en este punto de mi vida honestamente. Yo sabía que quería ayudar a la gente. Entré a la universidad a estudiar interpretación de música clásica, estudiando Psicología también, pero con el tiempo vi que me gustaba viajar porque, aunque éramos una familia de la clase media, mi mamá siempre me inculcó ese deseo de viajar a ver el mundo y estudiar culturas. Entonces quería hacer eso y me cambié a la carrera de Relaciones Internacionales. No sabía que yo iba a aplicar eso a Cuba. Fui a diferentes partes del mundo cuando estaba en la Universidad para poder estudiar mucho y coger becas porque fue un gran esfuerzo, pero nunca fui al Caribe. No pensé que fuera a aplicar lo aprendido al caso de Cuba, pero después del 11 de julio y después de que vi que estaban impactando tanto las cosas que están pasando con este régimen por tantos años, me apasioné por el tema y empecé a conectarme otra vez con la comunidad”.

Así, contó la joven a este diario, la fueron redescubriendo personas que no la habían vuelto a ver desde que era niña, cuando frecuentaba espacios del exilio con su mamá y su abuela. “Me apoyaron en mis esfuerzos en tratar de unir a la juventud aquí en el exilio, igual que a los jóvenes dentro de la isla y los jóvenes que siguen llegando todos los días porque como nosotros sabemos, más de 300.000 cubanos han estado llegando en este último año. Muchos jóvenes fueron afectados el 11 de julio. La historia se repite, entonces debemos tratar de crear conciencia y conectar a la gente con la historia que yo conozco de Cuba gracias a las personas libres que he visto llegar a este país por tantos años, que nos dan sus testimonios y que nosotros sabemos que es la verdad. Hablamos de eso en la canción Patria y Vida, no más mentiras, sabemos lo que estamos sufriendo por tantos años y debemos hablar de eso abiertamente y conectarnos entre todos”, exhortó.

Un mes antes del 11 de julio, Kiele Alessandra se lanzó a un estadio para protestar por lo que estaba sucediendo en Cuba. “Fue cuando las cosas se estaban calentando mucho con la pandemia, con las vacunas y la falta de apoyo por parte del régimen cubano a su pueblo en ese momento crítico. Entonces yo me estaba conectando en ese momento con el movimiento San Isidro, viendo lo que ellos estaban sufriendo dentro de Cuba. También supe de la situación de quienes protestaron en Obispo. Esos jóvenes me dieron inspiración y después vino el juego de pelota de Cuba contra Venezuela en el Preolímpico en junio de 2021. Había hablado con mi abuela porque ella me había contado una historia por muchos años, una anécdota pequeña del tiempo de Batista -porque mi abuela estaba en contra de Batista también, en contra de la tiranía siempre. Los hermanos de una amiga de ella se lanzaron en el campo de pelota en el juego de La Habana contra Almendares en ese tiempo de Batista y ella vio a estos jóvenes. El coraje de esos jóvenes me motivó, sentía que esta era una oportunidad porque era algo que ya había pasado en nuestra historia. Tú tienes que aprender tu historia correctamente para poder saber cómo aplicar las lecciones del pasado en el presente, entonces eso era lo que yo estaba tratando de hacer con mi conocimiento de la historia: hacer algo pacífico, algo no violento porque yo no entré a ese campo con ninguna intención de violencia, mandé ese mensaje al pueblo cubano que fue mi propósito, sinceramente yo sabía que tenía tiempo limitado. Yo sabía que iban a tratar de controlar la televisión nacional, lo que la gente podía ver o no y me concentré en mandar el mensaje al pueblo dentro de Cuba que es lo más importante para mí”.

Embed

Además de estas acciones visibles en un campo deportivo, Kiele Alessandra también ha hecho su debut en la gran pantalla, con el filme Plantadas, de Lilo Vilaplana. “Fue una experiencia maravillosa y muy importante para nuestra comunidad hablar de lo que pasó con las mujeres presas políticas, que muchas veces la gente no entiende de verdad lo que pasa una mujer, lo que sufre una mujer en la prisión solamente por pensar diferente, cómo el régimen la abusa física y mentalmente y pone a su familia en contra de ella. Con tantas experiencias, Lilo hizo un esfuerzo muy grande de entrevistar a más de 30 mujeres presas políticas plantadas para escribir este guion que fue muy apegado a la realidad. Thais Franco y otras presas políticas estaban ahí presentes y vieron la producción y dijeron que así fue lo que vivieron en las mazmorras castristas.

Por estas mujeres que en principio no merecen estar en la posición que están ahora, separadas de su familia, y por el pueblo cubano en general -sostiene Kiele, la comunidad organiza muchos eventos para conmemorar el 121 aniversario de la República. “En La pequeña Habana tenemos eventos con la Asamblea de la Resistencia, que va a unir a los presos políticos del exilio histórico con los activistas de la nueva generación. Vamos a tener conciertos de los artistas locales contestatarios del underground, ahora más que nunca los artistas que están usando su voz (el Funky y Maykel ‘Osorbo’, que, aunque está en la prisión su voz está muy presente) y vamos a seguir denunciando porque mientras que ese régimen esté ahí los problemas van a seguir creciendo y nosotros tenemos nuestro papel de denunciar”.

Para la joven activista, esas acciones son determinantes para la Cuba con la que sueña, una Cuba de dignidad, de elegancia y de independencia verdadera. “Quisiera que los cubanos no sientan que tienen que venderse a un turista o irse a cualquier país para poder sobrevivir y mandar algo para atrás a su familia porque el ser humano está hecho para ser autónomo y para hacer su familia independiente, con la bendición de Dios, que le dio su conciencia y libertad, entonces el sistema comunista íntegramente va en contra de esos principios. Yo nunca he podido ir a Cuba por mi familia, porque estamos señalados por ese régimen y no me siento segura para ir a Cuba. Y yo puedo morirme sin ver Cuba, pero quiero saber que la gente dentro de Cuba está bien y que se puede expresar, que pueden trabajar por ellos mismos, que tienen fe, que tienen esperanza y que pueden unirse otra vez con su familia. Que no tienen que ser objetos del régimen. Con saber eso ya estoy en paz y estoy bien. Ver una República libre de verdad es mi sueño”.

@cabezamestiza

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar