Una crónica de DIARIO DE CUBA describe la difícil situación que viven los cubanos en la isla y las severas consecuencias para su salud mental. Reproducimos el texto: Instructor de un gimnasio particular en La Habana y con un físico envidiable, el cubano Yunier Dávila fue diagnosticado, tras someterse a varios exámenes médicos, de una "gastritis por estrés".

"Apenas tengo 30 años de edad y, a pesar de estar físicamente ejercitado, padezco un desorden gástrico por el estrés. Además, se me está cayendo el pelo, y eso me tiene acomplejado hasta el punto que afectó mi relación sentimental", contó Dávila, a quien le recomendaron una dieta basada en malanga, carnes y frutas, además de atenderse con un psicólogo.

Te puede interesar

"Conseguí la consulta de Gastroenterología a través de unas amistades, pero en mi policlínico no hay consulta de Psicología desde hace años, dicen. Me he vuelto violento en el gimnasio e incluso en casa. El dinero en Cuba no alcanza para ser joven y arreglar una casa que tiene más años que El Morro, no si te dedicas a un trabajo honrado. O hago la dieta y me consigo una consulta, o por mucho ejercicio que haga me volveré loco, me quedaré calvo y el techo de la casa le caerá encima a mis viejos", lamentó Dávila hablando de forma desordenada.

Las chequeras de sus padres y su salario como instructor no alcanzan. Su temor es que el estrés se manifieste a través de otros padecimientos de salud que lo lleven a gastos en medicamentos. Ha pensado en pedir un préstamo para irse a Rusia y vender lo que traiga al regresar.

"Pero quedar endeudado sería un tiro de gracia. Es demasiado dinero, y el plan les traería también estrés a mis viejos que, gracias a dios, hasta ahora me han salido con una salud de hierro. De hecho, les he ocultado mi enfermedad hasta ahora, porque imagínate que se enteren de que su único sostén en la vejez va camino a la locura".

La especialista en Psicología General Yanet Cruz Hoyos advirtió que el estrés es "probablemente la principal causa por la cual los cubanos acuden a los servicios primarios de salud sin saber que están bajo sus efectos".

"Los riesgos que incluye el estrés para la salud son presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, diabetes, obesidad, depresión o ansiedad, problemas de la piel como el acné o eczema, y problemas menstruales. Las fuentes negativas más comunes que generan estrés van desde el divorcio, una enfermedad grave o la muerte de un cónyuge o un familiar cercano, hasta el desempleo, la jubilación, los problemas económicos y los conflictos intrafamiliares. En la actual situación que atraviesa el país, con su conjunto de problemáticas socio-económicas, no sería desacertado afirmar, por ejemplo, que muchísimos de los episodios violentos en todas sus variantes están condicionados por episodios generados por la ansiedad", explicó Cruz Hoyos, quien lleva años de estudios de la caracterización sociopsicológica de sujetos violentos y de la violencia social.

"La causa del estrés es la presencia de un factor estresante, y la ansiedad es el estrés que continúa después de que el factor estresante ha desaparecido", añadió.

Ariel trabaja desde hace casi diez años en una empresa subordinada al Instituto Cubano de la Música (ICM). Sus piernas y brazos están cubiertos de úlceras que en principio creyó consecuencia de la sarna, otro de los padecimientos que afectan a millones de cubanos en la Isla.

"Según la dermatóloga, lo que tengo es un estrés manifestado a través de estas ulceraciones en la piel. Comenzaron a salirme luego del 11 de julio, cuando la presión en el trabajo aumentó para que cada institución aportara artistas en cada actividad cultural de reafirmación revolucionaria. Una presión que no ha mermado. En medio de la crisis, muchos artistas no están motivados económicamente. Mucho menos motivados están cuando son parte de ese mismo pueblo que se lanzó a las calles el 11 de julio", dijo Ariel, quien, al igual que el resto de los que ofrecieron testimonio para este reportaje, lograron sus consultas con los especialistas a través de amistades.

"Lograr una consulta en cualquier especialidad médica es una proeza. Luego, conseguir los medicamentos indicados es casi imposible. Gracias a unas amistades que reciben medicamentos por vía de donativos, pude obtener los complejos vitamínicos y las cremas que necesito. Pero la psicóloga me aconsejó minimizar la carga de trabajo. Para esto último tendría que pedir la baja, y tengo dos hijos y una casa que se me está cayendo encima", añadió Ariel.

Desordenes menstruales, brotes purulentos en la piel y episodios que describe como psicóticos son los padecimientos que aquejan a María Esther Pedroso Álvarez, una joven de apenas 34 años de edad, desde hace más de año y medio. También a través de dos amistades logró llegar a las consultas de una psicóloga y una oncóloga.

"Puro estrés. Crisis de ansiedad que, según la psicóloga, debo manejar o de lo contrario tendré que someterme a medicaciones que a la larga empeorarán mi situación. Entiendo a la psicóloga, pero cómo se maneja en este país tener dos hijos de nueve y 11 años, trabajar por un salario que ya no alcanza ni para pagar los mandados de la libreta y hacer colas de ocho horas para comprar alimentos que no alcanzan ni para una semana", cuestionó Pedroso Álvarez entre lágrimas.

Su esposo está varado desde hace seis meses en un país sudamericano, intentando llegar a los Estados Unidos para mejorar una situación familiar, agudizada por el hacinamiento por falta de vivienda y los conflictos intrafamiliares.

"La divisa extranjera cada semana sube de precio, por lo que dependo de hacer las interminables colas en las tiendas en pesos cubanos, donde solo consigues lo mismo siempre: pollo, picadillo o salchichas", dijo Pedroso Álvarez.

"La leche para mis hijos ya casi me resulta imposible de comprar porque no puedo darme el lujo de pagar 1.000 pesos, y ahora menos, ya que debo comprar las medicinas en la bolsa negra porque en las farmacias están en falta todos los meses", agregó.

"Tengo un miedo terrible a volverme loca por el estrés, como me advirtió la psicóloga, porque mis hijos no tendrían con quién quedarse. Hay días en que lamento no haberlos arriesgado a emprender la travesía con mi esposo. No sé qué es peor, si morirse de estrés en Cuba o por el camino buscando una vida mejor".

FUENTE: DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.85%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.52%
26722 votos

Las Más Leídas