viernes 12  de  julio 2024
BRASIL

Detienen a anestesiólogo que violó a mujer en una cesárea

Las enfermeras del centro de salud aseguraron que las pacientes que el acusado atendía no podían ni sostener a sus hijos en brazos, lo que les llamó la atención

REDACCIÓN.- Un anestesiólogo identificado como Giovanni Quintella Bezerra fue detenido por la Policía Civil de Brasil, en Río de Janeiro tras ser captado abusando sexualmente de una paciente embarazada, que estaba sedada, mientras un equipo de médicos le practicaba una cesárea.

El arresto se dio luego de que las autoridades vieran un video filmado por miembros del equipo médico, en el que muestra al galeno violando a la paciente dormida.

Según se observa en el vídeo, que ha sido divulgado en las redes sociales, la paciente está tumbada en la camilla, inconsciente, a punto de dar a luz. En el lado izquierdo de la pantalla, el equipo quirúrgico del hospital comienza la cesárea. Mientras tanto, en el lado derecho, a un metro de distancia de sus compañeros y con una sábana de por medio, Giovanni Quintella Bezerra se baja la bragueta del pantalón, e introduce su órgano en la boca de la parturienta.

El delito dura aproximadamente 10 minutos. Mientras abusa de la víctima, el anestesista se mueve para que nadie en la sala se dé cuenta. Cuando termina, toma un pañuelo y limpia a la víctima para ocultar los rastros.

El personal del Hospital de la Mujer de Vilar dos Teles logró filmar al médico en el acto con un teléfono móvil oculto, después de meses de sospecha por sus actitudes, aseguraron los medios de comunicación de Brasil.

Según la Comisaría de Atención a la Mujer (Deam) de São João de Meriti la cantidad de sedante que aplicó en las embarazadas fue el detonante de las sospechas del equipo.

Los empleados que denunciaron al médico dijeron que, sólo el domingo, había participado en otras dos cirugías en salas donde no era posible grabar. Pero en la tercera operación lograron obtener las imágenes.

Historia de un delito

La Policía Civil investiga si otras cinco pacientes embarazadas también fueron violadas por el anestesiólogo, según afirma el portal folha.uol.com.br, donde se señala que al menos tres ya han declarado. El medio afirma que la Justicia de Río de Janeiro decidió convertir la detención en preventiva, con un plazo de 90 días prorrogables, y dispuso que sería trasladado a la Cárcel Pública Pedrolino Werling de Oliveira, conocida como Bangu, donde cumplen condena los internos con educación superior. El acusado pasó a disposición judicial por sospecha de violación de una persona vulnerable, cuya pena oscila entre 8 y 15 años de prisión.

La policía intenta ahora descubrir otras posibles víctimas del anestesista. En una declaración publicada por el portal g1, una integrante del equipo reveló que los pacientes estaban sedados hasta el punto de que “no podían ni siquiera sostener a sus bebés”. Según la mujer, “Giovanni estaba siempre delante del cuello y la cabeza del paciente, obstruyendo el campo de visión de cualquiera”.

Y agregó que el comportamiento del médico le llamó la atención en la primera cesárea: “Después de que el acompañante de la paciente saliera del quirófano, Giovanni se puso una capa, haciendo una cabaña que impedía que nadie más pudiera ver al paciente de cuello para arriba”.

En otro momento, “Giovanni, todavía posicionado en dirección al cuello y la cabeza del paciente, inició, con su brazo izquierdo doblado, lentos movimientos hacia delante y hacia atrás”, explicó la testigo y añadió que “por el movimiento y la curvatura del brazo, parecía que sostenía la cabeza de la paciente hacia su región pélvica”.

La grabación del crimen se logró sólo en la tercera asistencia del anestesista del día. A último momento, se las ingeniaron para cambiar de habitación, esconder el teléfono en una vitrina y luego confirmar la flagrancia. En las dos primeras operaciones del día, la estructura de las salas no permitía ocultar el teléfono. La testigo y otros miembros del equipo sólo pudieron ver las imágenes al recuperar el teléfono, sin tener la oportunidad de interrumpir el delito.

“Las pacientes [de Giovanni] estaban completamente fuera de sí. Cuando fueron atendidas por otro anestesista, nunca se pusieron así”, dijo una testigo en una declaración.

Poco después de las 11.15 (hora local), el anestesista salió del Deam de São João de Meriti, acompañado por agentes de Polinter.

Más información pulsar AQUI.

FUENTE: REDACCIÓN

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar