jueves 11  de  julio 2024
IGLESIA CATÓLICA

Dictadura de Cuba mantiene vigilancia y persecución contra los sacerdotes

El sacerdote, José Álvarez Devesa, párroco de Camagüey, una de las voces más críticas del régimen cubano, insiste en su "esperanza en la nación"

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

LA HABANA.- El padre Castor José Álvarez Devesa, párroco de Camagüey, aseguró que los sacerdotes en Cuba enfrentan "vigilancia y persecución" por parte del régimen de Miguel Díaz-Canel. En medio de una de las peores crisis económicas que ha sufrido la isla en las últimas décadas, el religioso explica que la mayoría del pueblo tiene "el corazón partido por la mitad".

"Ciertamente hay una vigilancia, hay una persecución. Y nosotros, tenemos que confiar en el señor. Tenemos la gran tarea de ser fieles al Evangelio, de saber iluminar al pueblo... Tenemos ese reto de amar a todas las personas, también a aquellos que nos persiguen", comentó en una entrevista ofrecida a Martí Noticias

Álvarez Devesa, de 49 años, ingresó a la enseñanza sacerdotal tras haber sido expulsado de la Universidad de Oriente. En 2018, envió una carta dirigida a Raúl Castro junto a otros dos religiosos en la que denunciaban el totalitarismo del sistema y la necesidad de celebrar elecciones libres en el país.

El sacerdote, una de las voces más críticas del régimen, insiste en su "esperanza en la nación". "Espero ver un cohete que despegue cuando podamos librarnos de este sistema que nos oprime".

"La gente tiene el corazón partido por la mitad. Muchas de las familias tienen seres queridos que se fueron o que están queriendo irse... Son muchos cubanos fuera de Cuba, fuera de esta isla, que es de todos, pero robada por un grupo. La otra parte está tratando de sobrevivir".

"Tú puedes ver una polarización generacional. Hay muchas personas mayores que ya no tienen futuro, que no pueden irse y por otro lado ves jóvenes que no tienen recursos para hacerlo... Las escuelas están también en una grave situación. No hay maestros, no hay atención a la juventud... Tenemos una situación difícil que hace que mucha gente se desanime", apuntó.

Para el párroco, ha habido una especie de estrategia en ese sentido. "Primero engañar, después callar y tercero, eliminar. Es decir, el primer estadío tratan de engañarte a través de un gran aparato publicitario. Pero quienes tienen otra visión, entonces pasan al segundo grupo, al que tratan de callar a través de amenazas o de prebendas. Cuando ese grupo que se ha intentado callar termina en un pequeño grupo que no se calla, intentan eliminarlo".

"A mí me separararon del Ministerio de Educación Superior... No es que no podía estudiar matemáticas, es que no podía estudiar ninguna carrera", detalló.

"Cuando estuve el 11 de julio, acompañando a los muchachos, a la gente que estaba en la calle, eso me costó una medida cautelar y una prohibición de salida del país. Esta medida me la comunicaron el día 12 de julio, cuando me soltaron. A otros sacerdotes le han hecho cartas de advertencias y las amenazas de que no somos inmunes a las leyes y a la prisión".

Álvarez Deves agradece "a todos los cubanos que por el mundo están luchando por nuestra nación. Yo me alegro mucho cuando veo a quienes están fuera y siguen viviendo la cubanía y están luchando por un país mejor, por un cambio".

"Tengo mucha esperanza porque creo que todos estos años de sufrimiento nos han ayudado a profundizar en la verdad de la sociedad humana, a comprender aquellas cosas que limitan a los hombres para poder desarrollar sus potencialidades. Y por eso tengo mucha esperanza... En Cuba en estos momentos esta surgiendo un germen nuevo de una nueva sociedad".

FUENTE: Martí Noticias

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar