BOGOTÁ.- El presidente de Colombia, Iván Duque, firmó un decreto que faculta a los policías a decomisar drogas en las calles, en el marco de una campaña contra el consumo que ha recibido fuertes críticas por parte de sectores que consideran que no será eficaz.

Duque dijo que el decreto busca evitar que los vendedores de drogas se escuden en la autorización que existe en el país para transitar con una dosis personal de droga para vender alucinógenos en colegios y universidades.

"El microtráfico y consumo de drogas en las puertas de los colegios, en las universidades y en los parques, ha aumentado exponencialmente en los últimos años y no podemos ser indiferentes a esto. Como Gobierno tenemos la responsabilidad y el compromiso de proteger y defender a nuestros niños, jóvenes y sus familias", dijo Duque en la ceremonia de firma del decreto.

El jefe de Estado hizo énfasis en que los consumidores no serán encarcelados, sino que las drogas que porten en espacios públicos serán incautadas.

Duque aseguró que no se trata de desconocer una norma aprobada por la Corte Constitucional que establece las cantidades permitidas de drogas que una persona puede llevar consigo para el consumo personal.

Esas dosis personales autorizadas son de hasta 20 gramos de marihuana, de cinco gramos de hachís, de un gramo de cocaína y dos de metacualona (un sedante hipnótico).

Un policía que considere que alguien lleva en la calle una dosis superior de esas drogas puede conducir a la persona a una comisaría para verificar el peso.

Las autoridades devolverán la droga si la persona lleva la cantidad de dosis permitida y demuestra que es adicta, aunque se le pedirá que no la porte en la calle. Si la cantidad es mayor, se impondrá una multa de 208.000 pesos (unos 70 dólares).

"El decreto tiene un enfoque de prevención y es una medida más que hace parte de la estrategia de lucha antidrogas del Gobierno Nacional y busca resguardar los espacios públicos de la realización de actividades ilícitas que afectan la salud y la sana convivencia de la ciudadanía", señaló la Presidencia.

Sin embargo, el decreto es criticado por diversos sectores que consideran que es ineficaz y que el consumo de drogas no se combate con la policía sino en el seno de las familias y las instituciones educativas.

Según el presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, César Burgos, dicha medida evidencia un error conceptual del Gobierno sobre la forma en que se debe evitar el consumo de drogas.

"Es inconcebible que la señora ministra (de Justicia, Gloria Borrero) diga que la certificación sobre las adicciones la pueden dar los padres y que la Policía puede definir si lo cree o no, cuando los llamados a emitir algo en ese sentido son los médicos, porque se trata del diagnóstico de una enfermedad", dijo Burgos al diario "El Tiempo".

También criticó el decreto el presidente de la Asociación Colombiana de Salud Pública, Hernando Nieto, quien dijo que los policías deben ser sometidos a una intensa capacitación sobre el problema del consumo de drogas.

"El enfermo requiere de atención integral de carácter psicosocial orientada a reducir el daño, todo lo contrario a estar expuesto a la persecución, lo cual incrementa las prácticas de riesgo, asociadas a contagio de enfermedades, un crecimiento de la criminalidad y el aumento del valor de las sustancias de uso ilícito en las calles", dijo Nieto.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas