jueves 16  de  mayo 2024
POLÍTICA

Ecuador: Consulta popular, con un respaldo que pasará factura si no da resultados

El 21 de abril Ecuador participará en un referendo con el que el presidente Daniel Noboa busca implementar medidas económicas, judiciales y de seguridad

Por Estefani Brito

QUITO.- Ecuador se prepara para celebrar una consulta popular y el referéndum impulsados por el presidente Daniel Noboa el próximo 21 de abril, que, aunque hoy cuenta con la aprobación de la mayoría de los ecuatorianos, no resuelven los problemas de fondo de la sociedad: la criminalidad y la crisis económica.

“Pareciera que el pueblo ecuatoriano va a votar sí, más que por apoyo al presidente, por necesidad de soluciones”, señala en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS el consultor político David Rico, experto en estrategia de campañas electorales y comunicación de gobierno.

Son once las preguntas con la que el gobierno de Noboa con 36 años, el mandatario más joven de la historia de Ecuador, pretende implementar una serie de medidas económicas, judiciales y de seguridad para hacer más eficaz su lucha contra la delincuencia organizada y el terrorismo.

A juicio del analista, esta es una consulta “innecesaria” jurídica y políticamente, que no cambia “para nada el ordenamiento real del país" y no aporta “una solución real a los graves problemas que está viviendo el Ecuador”.

“Es una consulta que no es necesaria cuando son preguntas que están estipuladas en la Constitución Nacional, cuando son preguntas que parecieran que le está pidiendo permiso a la población ecuatoriana para hacer su trabajo”, menciona.

Sin soluciones reales

En noviembre pasado, Noboa recibió un Ecuador fuertemente golpeado por las mafias de la corrupción y el narcotráfico, que cobró la vida de una serie de dirigentes políticos, entre ellos, el presidenciable Fernando Villavicencio; el alcalde de Manta, Agustín Intriago; el fiscal César Suárez, que investigaba ataque armado a un canal de televisión en enero; y, más recientemente, de la alcaldesa de San Vicente, Brigette García.

El propio presidente ha reconocido que la nación, bajo estado de excepción tras la ola de violencia desatada por grupos criminales vinculados al tráfico de drogas en enero, se enfrenta, además, a un “narcoterrorismo” dentro de las instituciones públicas.

Con la consulta popular, Noboa espera imponer un control de armas y municiones por partes de las Fuerzas Armadas, así como en los ingresos a prisiones, incrementar las penas a delitos de terrorismo y tráfico de drogas, y confiscar bienes a criminales para que el Estado los administre.

“A Noboa lo escogió el pueblo ecuatoriano para darle solución al problema de la inseguridad, sacando a los cuerpos de seguridad a la calle para combatir la delincuencia, no para que les pregunte si le dan permiso para hacerlo”, sostiene Rico.

En cuanto a las preguntas del referéndum, buscan la aprobación de los ciudadanos para extraditar a delincuentes ecuatorianos, crear juzgados especializados en materia constitucional, poner en marcha el arbitraje internacional para resolver disputas de inversión contractuales o comerciales, y reformar el Código Laboral en materia de pagos por horas y contratos a plazo fijo.

“¿Cuál es la diferencia de que un delincuente que haya cometido un delito por narcotráfico en Estados Unidos o en otros países cumpla la pena en el Ecuador? Al final este delincuente va a cumplir su pena, sea en Ecuador o no. Estas son preguntas más efectistas que efectivas”, considera.

En cuanto a las reformas laborales, el analista asegura que son “un paño caliente” que no genera soluciones reales a la población, sino que, por el contrario, crea el “ambiente propicio para la precarización del trabajo”.

Indica que esto permitirá que las grandes empresas contraten mucha más mano de obra, pero con menores ingresos. “Tendremos a más ecuatorianos empleados, sí, pero mucho más precarios, con empleos y sueldos disminuidos, con un ingreso menor y con menos capacidad de compra y, por consiguiente, con menos capacidad de mover y motorizar la economía”, apunta.

Lógica electoral

Para el analista, la consulta popular promovida por el mandatario ecuatoriano responde más a la “lógica electoral”, puesto que le permitirá reclutar nuevos liderazgos, afianzar su recién nacido movimiento Acción Democrática Nacional (ADN) y “construir una plataforma potente y fortalecida” en todo el territorio ecuatoriano.

Esto, con el fin de afrontar las elecciones previstas para 2025, con “una fuerza importante de líderes que vayan en su lista a la Asamblea Nacional y, que, al mismo tiempo, trabajen de manera contundente por su campaña presidencial”.

En opinión de Rico, Noboa está utilizando su corto período presidencial, que viene a completar el del expresidente Guillermo Lazo (2021 - 2023), con “fines electorales” en lugar de generar soluciones a las crisis de inseguridad y de desempleo que enfrenta el país.

“Lo que tiene que hacer el presidente es empezar a gestionar y a trabajar, pero creo que Daniel Noboa no se ha dado cuenta que ya es presidente”, asevera el experto.

En este sentido, considera que deben continuar implementando planes de seguridad y generar políticas públicas para atraer inversiones extranjeras y nacionales. “Debe generar el ambiente propicio para que el inversionista ecuatoriano no se vaya y no se lleve las divisas de Ecuador, como ocurre con muchos de los grandes empresarios que encuentran una inestabilidad muy grande y sacan todo su capital”, menciona.

Evitar el pase de factura

La imagen del joven mandatario ecuatoriano es una de las mejores valoradas de la región, de acuerdo con diversos estudios de opinión. Su política de “mano dura” ha sido equiparada a la implementada por el presidente Nayib Bukele en El Salvador.

Sin embargo, el analista considera que existe una “diferencia importante” entre Bukele y Noboa y es la “efectividad, capacidad y resultados” que ha mostrado el mandatario salvadoreño en sus gestiones.

“Noboa ha intentado replicar un modelo, pero se ha basado sobre todo en que se convierta en una percepción y el problema de la percepción es que puede durar un tiempo, pero es como la espuma, se disuelve”, señala.

En este sentido, considera que el presidente ecuatoriano debe ir más allá de la “muy bien elaborada campaña comunicacional” y equipararse con resultados efectivos para los problemas que aquejan a los ecuatorianos.

“El pueblo ecuatoriano lo único que necesita es alguien que de verdad trabaje. Sí, va a apoyar a la consulta en la medida en que genere soluciones, pero si después de la consulta aún no hay soluciones, lo cierto es que va a pasar factura a quien hoy pareciera que les está tomando el pelo con una consulta que seguramente no va a cambiar el destino del país”, subraya.

@ebritop22

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar