jueves 1  de  diciembre 2022
VENEZUELA

EEUU frena vuelos de Conviasa a Colombia

Petro no ha disimulado su afinidad con el régimen de Venezuela, mientras que EEUU confía en que pueda ejercer un rol de "mediador" con Maduro

28 de septiembre de 2022 - 18:25

CARACAS.- Estados Unidos frenó el primer vuelo entre Bogotá y Caracas que iba a ser operado por la aerolínea estatal venezolana Conviasa el pasado lunes 26 de septiembre como parte del restablecimiento de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela y la reapertura de la frontera entre esos dos países.

"Las personas y entidades que ayuden materialmente, patrocinen o brinden apoyo financiero, material o tecnológico, bienes o servicios, en apoyo a Conviasa, puede exponerse a sanciones. Alentamos al Gobierno de Colombia a negar derechos de aterrizaje”, decía el mensaje que causó la suspensión del vuelo que pondría el sello a la apertura aérea entre los dos países vecinos, luego que en 2019 el dictador Nicolás Maduro rompiera las relaciones diplomáticas con Bogotá.

El mensaje de EEUU no es puntual; forma parte de un contexto. Desde principios de 2022, la administración del presidente Joe Biden, busca un acercamiento con el régimen de Maduro. Estados Unidos mantiene una batería de sanciones, tanto a las figuras más prominentes del chavismo, como a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Cabe mencionar que Venezuela es un país monoproductor y más del 90% de sus ingresos vienen de la venta de su petróleo.

En el mes de marzo pasado, una delegación estadounidense visitó Caracas y sostuvo reuniones con funcionarios del régimen. La guerra entre Rusia y Ucrania hizo que EEUU volteara a ver a Venezuela como un posible proveedor de crudo ante el bloque a Rusia. Aunque, Washington ha dicho que su interés en Venezuela no es solo petrolero; también quiere que el pais vuelva a la democracia a través de unas elecciones libres, se respeten los derechos humanos y el estado de derecho.

En medio de ese contexto, llegó Gustavo Petro a la presidencia de Colombia. Petro no ha disimulado su afinidad con el régimen chavista de Venezuela, mientras que EEUU confía en que el presidente colombiano podría ejercer un rol de mediador con Maduro y lo convenza de retomar el diálogo con la oposición que fue interrumpido el año pasado en México.

Desde antes de la investidura de Petro, el gobierno entrante ya había comenzado a hacer los contactos con el régimen de Maduro para preparar la apertura. Petro designó como su embajador en Caracas a Armando Benedetti, quien ha dicho que espera levantar desde cero el intercambio comercial entre ambas naciones para llevarlo desde los pocos más de $300 millones actuales a $1.000 millones a finales de 2022 y a más de $10.000 millones en un mediano plazo.

gustavo-petro-frontera-apertura-venezuela.jpg
El presidente de Colombia, Gustavo Petro, a la izquierda, y el ministro de Transporte de Venezuela, Ramón Araguayán, se dan la mano en el Puente Internacional Simón Bolívar.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, a la izquierda, y el ministro de Transporte de Venezuela, Ramón Araguayán, se dan la mano en el Puente Internacional Simón Bolívar.

Comercio

La reactivación de las actividades aéreas comerciales fue otro de los puntos acordados por las autoridades colombianas y venezolanas. Se esperaba que la aerolínea bandera venezolana Conviasa inaugurara esta nueva etapa en las relaciones binacionales con el primer vuelo entre las capitales Caracas y Bogotá. Se trataba de un hecho con una gran carga simbólica de la alianza entre el gobierno de Petro y el régimen de Maduro. Sin embargo, la luz roja dada por EEUU pone en evidencia que Petro no tiene carta libre para jugar con Venezuela.

Después de que Caracas conociera la negativa de Colombia para que Conviasa aterrice en su territorio, la respuesta del régimen de Maduro no se hizo esperar.

"Una acción contra Conviasa en un país distinto o derivada de una coerción ejercida por autoridades a ese país (...) contravendría el Derecho Internacional Público”, señaló en otro mensaje el régimen madurista, según El País.

Esta reacción estuvo acompañada de la suspensión de la autorización de la línea aérea Wingo para que iniciara operaciones comerciales con Caracas, a pesar de que ya había comenzado a vender boletería y su vuelo inaugural previsto para el 4 de octubre ya estaba vendido en su totalidad.

"Quedamos a la espera de las decisiones finales que adopten las autoridades para su reinicio”, explicó Wingo en un comunicado.

Finalmente, el 26 de septiembre, cuando se realizó el acto de apertura de la frontera en Cúcuta, en el que estuvo presente Petro y el ministro de Transporte de Venezuela, Ramón Araguayán, no se llevó a cabo el primer vuelo por parte de ninguna aerolínea. En vista de la negativa a Conviasa, Venezuela designó a Turpial Airlines, una aerolínea pequeña y de reciente creación, para que la sustituyera. Sin embargo, al día de hoy miércoles aún no se ha producido el primer vuelo tras la apertura fronteriza.

FUENTE: Con información de El País

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Las más leídas

Una madre y su hija miran los precios de productos cárnicos en un supermercado.

Te puede interesar