Te puede interesar

Issack Ibrein Robow, chofer del vehículo que trasladaba a los dos médicos cubanos secuestrados en Mandera, Kenia, el pasado 12 de abril, se enfrenta a cuatro cargos, incluyendo la comisión de un acto terrorista, secuestro, falsedad de documentos y estar ilegalmente en el país.

Según publicó el Daily Nation, un investigador afirmó ante un tribunal que el conductor nunca intentó maniobrar o escapar cuando los atacantes los abordaron.

Embed

Arphaxad Nguka, un detective forense, dijo además que las ruedas del vehículo que usaban los médicos y sus guardias estaban marcadas en la carretera.

Nguka dijo en su análisis después de reconstruir y recrear la escena del crimen, que estaba claro que había suficiente espacio a ambos lados de la carretera para que el conductor acusado intentara escapar de sus atacantes.

"(…) Nunca intentó utilizar ese espacio", explicó.

El experto dijo que el tiroteo en la escena apuntaba a un objetivo específico que era el pasajero en el asiento del copiloto.

"Al menos cinco balas apuntaban al asiento del copiloto, lo que significa que los asaltantes conocían el objetivo después de ser informados, porque era difícil saber quién estaba sentado en ese vehículo cuyos cristales estaba tintados", dijo.

Un oficial de policía, sentado en el asiento del copiloto, murió en el acto. El detective dijo que al menos cuatro balas lo alcanzaron.

"Mi análisis mostró que fue un disparo a corta distancia que tenía un objetivo específico y sobre la protección de algunos pasajeros dentro del vehículo", dijo.

Nguka testificó en un caso en el que Robow, el hombre que estaba detrás del volante cuando los dos médicos cubanos fueron secuestrados, está acusado de cometer un acto terrorista. También pesa sobre él otro cargo por "ayudar en el secuestro".

El médico general Assel Herrera Correa, natural de Puerto Padre, y el cirujano Landy Rodríguez Hernández, de Placetas, fueron secuestrados en una audaz emboscada en el camino por presuntos militantes de Al-Shabab.

El caso volverá a ser tratado ante la corte el próximo 12 de noviembre, cuando se cumplen siete meses del rapto.

El pasado jueves, el tribunal entregó el vehículo al departamento de salud del Gobierno del condado de Mandera, después de que testigos clave concluyeran de ofrecer su testimonio.

El caso de los médicos cubanos, sometido al hermetismo que caracteriza La Habana, está rodeado de más preguntas que respuestas. Las noticias sobre la situación actual de los galenos escasean en los medios oficiales y otros canales en poder de La Habana. No son mucho más frecuentes tampoco por parte de Nairobi.

FUENTE: DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario