MIAMIEn Cuba resulta común escuchar a las personas burlarse de sus problemas. La risa y el humor más cáustico se convierten en una peculiar válvula de escape para resistir la crisis en la isla.

Atrás quedaron aquellos casos de sátira política antes de 1959, con personajes como El Bobo de Abela, Liborio o El Loquito, sepultados por el tiempo y los intereses de la llamada revolución cubana. En efecto, caricaturistas, músicos, pintores y escritores que han querido usar en sus obras las figuras políticas actuales e incluso los símbolos nacionales, enfrentan la censura de un régimen que monopoliza la sátira política, que se enfoca básicamente en la crítica a otros países, nunca al patio.

Te puede interesar

En ese contexto, y sobre todo a partir de las recientes manifestaciones por la libertad en Cuba, nace el portal "Ay, qué muela!", una “revista de sátira política” publicada en línea, desde la isla, a partir de septiembre de 2020.

Dicho portal, que se une a otros espacios que han surgido en los últimos años, plantea un discurso de resistencia en medio del entramado oficialista que pretende controlar la información y hasta la risa del cubano.

En general, estos nuevos espacios caricaturizan a un Estado que ha perdido la legitimidad, cuya supuesta autoridad está basada en la represión y la tergiversación. También se convierten en una exteriorización del humor subterráneo y el choteo que se regodea en secreto con códigos como “La China” (Raúl Castro), “El Canelo” (Miguel Díaz-Canel), el “menticiero” (noticiero) o “la cosa” (la situación en Cuba), que suele estar “en candela”.

“Nuestras noticias son para reírse, puro humor, así que sí se acomplejan es porque quieren”, se lee en la página. Así que están avisados, queridos lectores, de que podrán encontrar noticias reales o de personajes reales, pero en condiciones satirizadas y con sentidos distintos.

En exclusiva, los creadores de "Ay, qué muela!" revelaron, no sus nombres reales, pero sí los pormenores de un espacio donde burlarse de la dictadura. Por evidentes cuestiones de seguridad, se hacen llamar Carlos Medina y Rodrigo Hernández, y amablemente respondieron a las preguntas de DIARIO LAS AMÉRICAS.

¿Cuándo nació "Ay, qué muela!" y qué movió a sus fundadores a crear este tipo de página?

Rodrigo Hernández: Cuba siempre ha sido un país burlón, crítico, al que le encanta reírse de sus mismas desgracias. Siempre hemos sido así, pero las nuevas generaciones creen que esto de burlarse de nuestros propios problemas es un mal que heredamos de la dictadura impuesta por los Castro, en el que el cubano promedio, a pesar de las carencias, de la precariedad, siempre ha sabido reírse de sus propios males, y nada que ver. Nuestro amor por reírnos de las cosas viene de muchísimos años antes.

Hubo en su momento revistas impresas de sátira política en Cuba, tiras cómicas, que se leían muchísimo, eso sí, lo perdimos por culpa de la dictadura. De hecho, el primer medio que cerró Fidel Castro cuando triunfó la revolución cubana, fue la revista de sátira política Zig-Zag.

Esa es una de las razones principales por las que surge "Ay, qué muela!".

Creamos la página para recuperar un espacio que perdimos por culpa de la dictadura y la falta de libertad de expresión que hay en la Isla. Y, sobre todo, para que los lectores encuentren un espacio donde reírse mientras leen sobre la actualidad de Cuba, porque nuestras noticias parten de la realidad, y son mejores que las del Granma.

¿Cuántos colaboradores tiene la página, y qué tipo de "noticias" publican durante el día?

Carlos Medina: La página la llevamos Rodrigo y yo, pero tenemos un grupo pequeño de colaboradores que nos ayudan a compartir las noticias en las redes sociales, y nos dan ideas para escribir los textos, y algunos que nos mandan sus textos cuando tienen tiempo para escribir, porque la vida en este país está dura, y la revista aún no cuenta con los medios para pagar las colaboraciones, principalmente porque nosotros no estamos financiados por la CIA, lamentablemente.

Aunque eso sí, hace algunas semanas una amiga nos ayudó creándonos una cuenta de Google AdSense para monetizar el contenido de la revista con anuncios, algo que aún estamos esperando que de resultado, y tenemos una cuenta en Patreon, que es una plataforma donde todo el que quiera y pueda- y aclaro esto porque desde Cuba no se puede porque la plataforma está bloqueada y los cubanos de la isla no cuentan con los medios para hacerlo- puede suscribirse a la revista y convertirse así en mecenas de nuestro trabajo.

Antes teníamos más colaboradores pero la represión ha estado tan dura en Cuba, que al final los periodistas cogen miedo y dejan de escribir, algo que entendemos perfectamente. Así y todo, hemos logrado armar un equipo de trabajo, donde cada uno hace un gran aporte. Ya somos unos cuantos. También por suerte nuestros mismos lectores se han convertido en colaboradores y siempre nos están pasando titulares, incluso se embullan a escribir alguno de los textos, y nosotros los publicamos porque todo el mundo es bienvenido a publicar en la revista sea periodista o no.

También contamos con el "Jefe de nivel" del humor periodístico cubano, el maestro Siro Cuartel, quien lleva su página El Lumpen, y que nos ayuda y nos manda colaboraciones a la revista con mucha frecuencia.

Además, tenemos como premisa publicar con pseudónimo porque así protegemos la identidad de los escritores, ya que a los regímenes totalitarios no les gusta que se burlen de ellos, y el castrismo es vanguardia en eso; también usamos los pseudónimos por si a la gente no les gusta el texto no vayan a tocarle la puerta a uno, y así evitamos la violencia doméstica.

¿Consideran que el humor es una herramienta?

RH: La verdad es que sí, de hecho, es una de las armas más poderosas que tiene la sociedad civil para enfrentar a los regímenes totalitarios, no solo el de Cuba sino los del mundo. Por eso son tan reconocidos en nuestra región los medios de sátira política como el venezolano “El Chigüire Bipolar”, o los colombianos de “Actualidad Panamericana”, medios que han sido atacados porque los políticos no soportan que se burlen de ellos, y eso es en definitiva lo que hacemos en "Ay, qué muela!"

CM: Hace poco participamos en un evento de "Programa Cuba" y compartimos espacio con caricaturistas cubanos que hacen humor político, el maestro Garrincha, y Víctor Alfonso, y también CADAL nos invitó a un evento sobre humor político en el Caribe, y fue espectacular compartir experiencia con miembros del "Chigüire Bipolar", y "Actualidad Panamericana".

Menciono esto porque es increíble saber en primera persona de las experiencias de otros medios de prensa como el nuestro, y del impacto que tienen en la sociedad. El humor es un arma de risa masiva, eso al régimen no le gusta.

Cada artículo que publicamos hace que al régimen cubano se le caiga la bola de helado, y les embarre la corbata.

Cómo colaborar

Al ser una plataforma que se apoya también en contribuciones a través de Patreon, es posible convertirse en mecenas pagando desde un dólar al mes. A cambio, el mecenas puede sugerir un artículo con un tema que le interese, donde se incluya el nombre de la persona que desee.

https://twitter.com/ayquemuela/status/1428553333963431937

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.28%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.81%
65771 votos

Las Más Leídas